Cartas de los obispos Última hora

Zornoza: «Nada cambiará a no ser que lo cambiemos nosotros»

Coincidiendo con el inicio del curso pastoral, el obispo de Cádiz y Ceuta, Rafael Zornoza ha hecho pública su carta para el curso que comienza, que viene marcado por la crisis provocada por el COVID-19 . En ese sentido, el prelado señala cómo «el coronavirus sigue causando heridas profundas y desenmascarando nuestras vulnerabilidades» y  hace una llamada «a hacer nuestra parte y asumir las cargas de manera compartida más allá de la resignación o la nostalgia (…) y aportar lo mejor de nosotros mismos para mejorar la situación en favor del bien común».

«¿Cambiará el mundo después de la epidemia? Nada cambiará a no ser que lo cambiemos nosotros» continúa el obispo de Cádiz y Ceuta, quien, además, ha querido recordar en esta carta el trabajo de la Iglesia en estos meses a través de sus parroquias, organizaciones caritativas, secretariado de migraciones…etc. Rafael Zornoza ha expresado su agradecimiento por «su dedicación, su entrega, su actividad, su vocación, su presencia en momentos tan complicados, de manera callada y discreta, con un testimonio sencillo y alegre, con imaginación, siendo cauce del amor de Dios y vehículo de la presencia de Dios en los sacramentos, llevando la Cruz y viviendo la caridad».

Centrando su mirada en el curso pastoral que comienza, el obispo ha animado a «estar preparados tanto para ofrecer como para acoger estos modos nuevos de hacer pastoral si las circunstancias así lo demandaran. Invito a todos los responsables de la pastoral –tanto sacerdotes como laicos o consagrados—, a disponer cuanto sea necesario para que la comunidad cristiana pueda ser atendida con generosidad en este posible escenario».

Por último, el obispo diocesano ha tomado las tres invocaciones que el Papa Francisco ha añadido a las Letanías Lauretanas: «Madre de la Misericordia», «Madre de la Esperanza» y «Consuelo de los Migrantes» indicando que estas tres invocaciones «nacen de los desafíos de la vida que tienen una fuerte conexión con los momentos actuales de la Iglesia y la humanidad. Por todo ello recurrimos a la Virgen, llenos de afecto y confianza». Especialmente se ha fijado el Obispo en la advocación de «Consuelo de los Migrantes» con respecto a la que ha subrayado «nuestra diócesis conoce de cerca a estos necesitados y se solidariza con su sufrimiento, sin olvidar que todos somos migrantes en la vida».

La carta completa

Carta para el curso que comienza.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME