Iglesia en España Última hora

Youtube: la importancia de los mil suscriptores para las diócesis

Mil: ese es el número de suscriptores con los que un canal de Youtube permite emitir directos a través del móvil. Con 999, uno está obligado a instalar un aparatoso equipamiento o hacerlo por otras vías con menos difusión. Llegar a las cuatro cifras es «algo que nos facilitaría bastante las retransmisiones», tal y como expresan desde la delegación de medios de comunicación comunicación de la diócesis de Ávila. Esta semana, varios obispados han puesto en marcha campañas para poder llegar a los 1.000 suscriptores en la red por excelencia de videos.

Se trata, en su mayoría, de diócesis con una gran población rural. Además de Ávila, esta semana se han puesto en marcha otras como Zamora o Coria-Cáceres, con iniciativas para llegar a los mil y que Youtube les desbloquee la posibilidad de retransmitir en directo con cualquier dispositivo móvil, algo que facilitaría mucho llegar a los demás. Más aún, teniendo en cuenta cómo las medidas sanitarias tienden a ser más restrictivas para tratar de atajar los contagios. Con esta campañas, siguen el ejemplo de otras que ya lo han hecho durante estos meses, una de las últimas, Segovia, que alcanzó este número el 19 de octubre.

Ávila: «En previsión de un nuevo confinamiento»

Con la segunda ola en pleno ascenso en la mayor parte del territorio nacional y las restricciones para el culto presencial en aumento, la opción de retransmitir las actividades se vuelve una necesidad. Uno de los posibles futuros, mirando la evolución de la pandemia, es la necesidad de estar preparados «en previsión de un nuevo confinamiento que dificulte aún más esa presencialidad en nuestras parroquias», explican desde el obispado de Ávila. Con casi 900 suscriptores, ya solo falta que unos pocos se animen a seguir su canal de Youtube para lograr el objetivo.

Así las cosas, hasta el obispo diocesano, José María Gil Tamayo, se ha implicado en la tarea de pedir a los fieles que se suscriban al canal de Youtube de la diócesis de Ávila. Él mismo envía videomensajes a través de este medio, en el que también se emiten reportajes, testimonios, etc. Es decir, no se trata solo de retransmitir celebraciones (que también), sino de utilizar las plataformas digitales para la evangelización. «Hemos descubierto que estas herramientas de comunicación han servido para ayudar a rezar, a estar en comunión con la Iglesia y los demás hermanos, y a seguir cultivando nuestra fe», señalan desde la delegación de medios de comunicación de la diócesis.

Coria-Cáceres: un segundo empujón definitivo

En la diócesis extremeña de Coria-Cáceres hacen esfuerzos para llegar a los mil, ahora que la segunda ola se agudiza. Como los abulenses, están cerca. «Ya entonces potenciamos el Canal de Youtube con la emisión diaria de la Eucaristía, así como el Ángelus y Bendición por el fin de la pandemia de Coronavirus. Durante los meses de marzo, abril y mayo, logramos casi 700 suscriptores. Ahora, seguimos de forma habitual pidiendo suscriptores para que, llegando a los mil (nos quedan menos de 150 suscriptores para alcanzar la cifra), podamos poner de nuevo la tecnología al servicio de la evangelización y emitir con un simple móvil para todos», explican desde la delegación de medios del obispado.

Y recuerdan la petición que el Papa Francisco ha hecho este año a los comunicadores: «”Para que puedas contarlo a tu hijo (Ex 10,2). La vida se hace historia”. El Pontífice coloca a la persona con sus relaciones y su capacidad innata de comunicación. El Papa pide a todos, sin excluir a nadie, que hagan fructificar este talento: hacer de la comunicación un instrumento para tender puentes, para unir y compartir la belleza de ser hermanos en un tiempo marcado por contrastes y divisiones», explican.

«En estos meses hemos vivido como las redes sociales e internet nos facilitan el contacto con las personas de nuestro entorno, también en situaciones complejas». Y lo han hecho con un gran esfuerzo que ha implicado otras redes sociales como Facebook, WhatsAppTwitter e Instagram, llegando a diferentes públicos. En definitiva, explican, «la experiencia en redes sociales en los últimos meses en pandemia, nos ha demostrado la necesidad de hacer esfuerzos por llegar a través de todos los medios disponibles a nuestros feligreses».

Zamora: nuevo obispo, nueva evangelización digital

«La situación de pandemia y el nombramiento del nuevo obispo en la diócesis de Zamora han acabado por convencer al Obispado de la necesidad de dar un impulso importante al canal de Youtube de la diócesis, creado hace 10 años», explican desde la delegación de medios de comunicación del obispado.

Zamora inicia «una carrera contrarreloj» con el objetivo de llegar a los mil lo antes posible. La delegación de medios de comunicación lo está moviendo a través de todos los canales posibles: WhatsApp, Facebook, Twitter, e Instagram, y han creado un hashtag: #VamosASer1000

Al igual que toda la Iglesia, en Zamora «la delegación de medios ha realizado un importante esfuerzo desde marzo con la creación de nuevos contenidos para Youtube. De esta forma ha aparecido una sección de entrevistas denominada La PeZera, otro apartado de Actualidad Diocesana y también se han elaborado reportajes temáticos».

Se puede: el caso de Segovia

Hay diócesis que ya tenían más de mil suscriptores antes de que el coronavirus nos obligara a confinarnos. Pero otras han ido realizando el esfuerzo y lo han conseguido. Una de ellas es la de Segovia, que el 19 de octubre alcanzó su suscriptor número mil en Youtube. Lanzaron la campaña el 15 de octubre, y en cuatro días lo consiguieron. «Así que comenzamos por círculos pequeños, moviendo por WhatsApp, y compartiendo para que la gente se suscribiera.

Poco a poco, los círculos se ampliaron, llegando a tener suscriptores de toda España. También nos ayudó Religión COPE. Por circunstancias, llegamos a tener contacto con uno de sus responsables, quien nos apoyó sacando una noticia en sus redes», explican desde la delegación de medios de la diócesis.

La ilusión era poder retransmitir, el 25 de octubre, la que fue la primera ordenación diaconal en diez años en la diócesis, de Álvaro Marín. Por desgracia, la plataforma no les activó la posibilidad hasta la semana pasada, y el primer acto que emitieron en directo de esta manera fue la entrega de los premios san Alfonso Rodríguez.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME