Diócesis Iglesia en España

XXXVIII Encuentro de Obispos, Vicarios y Arciprestes de la Iglesia en Castilla

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Encuentro de Obispos, Vicarios y Arciprestes de la Iglesia en Castilla que se celebra en Villagarcía de Campos

Los obispos castellanos abordan en Valladolid el “extraordinario desafío” de la pastoral vocacional al sacerdocio ministerial

–Diez prelados y más de cien sacerdotes participaron en el XXXVIII Encuentro de Obispos, Vicarios y Arciprestes de la Iglesia en Castilla

–Don Ricardo Blázquez anima a mirar al futuro “con esperanza laboriosa” y a afrontar la crisis vocacional con un “intenso trabajo de iniciación cristiana” y convencidos de que “Jesucristo es el garante de nuestra vocación”

La casa de ejercicios de la colegiata de San Luis, en Villagarcía de Campos ha acogido del 10 al 13 de marzo la trigésimo octava edición del Encuentro de Obispos, Vicarios y Arciprestes de la denominada Iglesia en Castilla, conformada por nueve diócesis de Castilla y León (todas, menos las de León y Astorga). Alrededor de 110 personas, entre obispos, vicarios, arciprestes, rectores de seminarios y delegados de pastoral Juvenil y vocacional han asistido a la cita, presidida por el cardenal arzobispo de Valladolid, don Ricardo Blázquez, y con la presencia de otros nueve prelados: El auxiliar de Valladolid, don Luis Argüello, y los de las otras diócesis castellanas, a excepción del de Ávila, José María Gil Tamayo, ausente por motivos familiares.

El encuentro se ha celebrado este año bajo el lema: ‘Hacia una renovada pastoral de las vocaciones al sacerdocio ministerial’, con el propósito de convertirse en impulso y aliento de la pastoral juvenil-vocacional en nuestras iglesias particulares lo que en nuestros días, según los prelados, constituye un “extraordinario desafío” y más en comunidades tan despobladas como la castellana y leonesa.

Los asistentes han ahondado en la necesidad de abrirse a los adolescentes y jóvenes, de interpretar las claves de la pastoral sacerdotal y de elegir propuestas operativas. En este marco, el también presidente de la CEE, don Ricardo Blázquez, ha impartido la conferencia: ‘El Sínodo. Qué dice a nuestra pastoral vocacional’, en la que ha resumido las conclusiones del pasado Sínodo de los Jóvenes, en el que participó como ponente, respecto a las vocaciones en general y a la sacerdotal en particular, desde la escucha y la esperanza laboriosa.

“Para afrontar la crisis vocacional es insustituible el trabajo intenso de la iniciación cristiana. Y aunque la iniciación cristiana tiene modalidades distintas, lo importante es que sea auténtica. Y en el marco de la iniciación cristiana surgen las diferentes vocaciones en la Iglesia: laicado adulto, matrimonio cristiano, ministerio diaconal, presbiteral, a la virginidad consagrada, a la vida religiosa, a la dedicación misionera, a la entrega de pobres y enfermos… Todas proceden de Dios y todas hay que agradecerlas”, ha apuntado Don Ricardo.

“Jesucristo es el garante de nuestra vocación. Él camina con nosotros. Vivamos el presente sin amargura ni tristeza. El gozo en el Señor es nuestra fuerza. Caminamos hacia el futuro con serenidad, con esperanza laboriosa. Unidos como Iglesia de Dios. Buscando las pistas que el Señor nos vaya haciendo vislumbrar. Nuestra generación es como un puente en relación a un pasado repleto de vocaciones y, un futuro en el que confiamos que el Señor mande los trabajadores que necesita”, ha apostillado, tras recordar que “el ministerio sacerdotal es insustituible en la Iglesia. Insustituible”.

Estos encuentros regionales constituyen una reunión anual que se estableció para generar una conciencia de comunidad en la Iglesia ‘castellana’ y marcar unas orientaciones pastorales comunes para todas las diócesis participantes, en la que a lo largo de estos 38 años se han tratado diversas materias como la enseñanza, las unidades pastorales, la catequesis, la liturgia, el patrimonio cultural, la iniciación cristiana o la caridad, entre otros. Es el foro más antiguo y perseverante de la Iglesia en Castilla; el encuentro de referencia para otros tantos que se celebran en los distintos ámbitos.

Tal y como ha explicado el secretario de los obispos castellanos, Ángel García Rivilla “se trata de una semilla que se plantó hace cuatro décadas y que va abriendo pistas y surcos (…) por un lado la iglesia en Castilla se va despoblando pero, aun en medio de la despoblación y de la crisis vocacional, los sacerdotes de las distintas comunidades y servicios necesitan palabras de aliento y esperanza”.

Fotos de Ángel Cantero

Teresa Lapuerta

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.