Diócesis Iglesia en España

XXV Semana de la Familia en Albacete

semana-familia-albacete

Las familias tienen un protagonismo esencial en la lucha por la Civilización del Amor

Arranca la XXV Semana de la Familia, en una etapa apasionante en la vida de la Iglesia marcada por el Sínodo de la Familia

Se está celebrando en Albacete la XXV Semana de la Familia, con el lema “La Familia y Uno más”, -Cristo, en el centro de la vida de las familias-, que organiza el Secretariado Diocesano de Pastoral Familiar y Coordinadora de Asociaciones de Padres y Madres de los colegios religiosos de Albacete, en el contexto de una etapa apasionante en la vida de la Iglesia, que es el Sínodo de la Familia, “que nos está empujando a hacer una mirada completa hacia la realidad, en estado de nueva evangelización, para encontrar soluciones a tantas dificultades e innumerables desafíos que las familias deben afrontar”.

Julián Ros Córcoles, sacerdote y vicario judicial de la Diócesis de Albacete, se refirió ayer en su ponencia sobre “Matrimonio y familia: protagonismo y heridas. Reflexiones entre sínodo y sínodo” a este momento que estamos viviendo de período sinodal, entre la asamblea extraordinaria de los obispos celebrada en octubre de 2014 y el Sínodo ordinario que tendrá lugar en octubre en 2015, “que tiende de una manera muy clara a que la verdad que la Iglesia mantiene sobre la familia y el Evangelio, no sea desencarnada con respecto a la realidad que viven las personas, ni sea algo abstracto”.

En este sentido, remarcó Julián Ros tres dimensiones de este proceso sinodal: “Lo primero, es que la Iglesia tiene una inquietud apasionada por la misión: no podemos no salir a cumplir la misión para la cual el Señor nos ha constituido, y en esa misión hay alguien que tiene un protagonismo muy particular y son las familias, por muchos motivos, que están llamadas a adquirir ese protagonismo, no solamente como objeto de la pastoral en que la atención de la Iglesia se vierte, sino como el sujeto que sale a evangelizar”.

La segunda dimensión, también fundamental, “es la actitud compasiva, misericordiosa, de búsqueda de la solución a los problemas concretos de las personas y detrás de la situación de fracaso en el matrimonio, en la familia, hay mucho sufrimiento. La Iglesia está llamada a salir a su encuentro, porque el sufrimiento es también una nueva forma de pobreza en el mundo actual”.

Y una tercera dimensión que es “la actitud comprometida de una Iglesia que busca, en la comunión, la voluntad del Señor y sabiendo que el Señor con respecto al matrimonio y a la familia también se ha pronunciado, de una manera donde la Iglesia se ha visto siempre vinculada a las palabras de Cristo”.

“Quizá, lo que ha despertado también el Sínodo –señaló Julián Ros-, es una mayor conciencia de que en la propia estructura pastoral de las parroquias atendemos por sectores a los niños, a los jóvenes, adultos, personas mayores, etc., cuando el objeto de atención pastoral tiene que ser la familia, y preocuparse por ella desde las primeras etapas de la persona, desde la infancia.”

Otra necesidad importante, “es la de recuperar la familia como sujeto creyente, donde se aprende a rezar y se comparte la fe; donde se viven los acontecimientos, los gozosos y los tristes, desde la fe, y donde se educa también. La familia es célula fundamental de educación, esto es fundamental y es urgente que sea así”, remarcó Julián Ros.

La familia, también como protagonista en la construcción de la Civilización del Amor, de la que de la que nos hablaba el Papa Juan Pablo II. “Una civilización no se hace sin una lucha y esa es una tarea cultural de los cristianos en todos los ámbitos: laboral, legislativo, cultural… cada uno tiene que ver cuál es su ámbito en el que actuar, pero ciertamente una civilización no se improvisa y supone personas en todos los sitios que colaboren y luchen por ella”, afirmó Julián Ros.

 

Eucaristía y ponencia de Benigno Blanco

El programa de la XXV Semana de la Familia continuará este miércoles, día 25, Solemnidad de la Anunciación del Señor, día de la Encarnación, en el que a las 20:00 horas se celebrará la Jornada por la Vida con el lema, “Hay mucha VIDA en cada vida”, con una Eucaristía oficiada por el Obispo de Albacete, Ciriaco Benavente Mateos, y con la participación a continuación en un acto público en defensa de la vida.

Finalmente, el jueves día 26 de marzo, a las 20:00 horas, Benigno Blanco Rodríguez, presidente del Foro Español de la Familia, ofrecerá una ponencia en el salón de actos de la Fundación Caja Castilla La Mancha, sobre el tema “Construir una sociedad amable con la Familia y la Vida”.

 

Proyecto Raquel

La ponencia de Julián Ros ha sido promovida y presentada por el Proyecto Raquel, que es un servicio de la Diócesis de Albacete que tiene como tarea fundamental acompañar a las mujeres que por haber pasado por un aborto consentido, sufren algunas de sus consecuencias, lo que se llama el síndrome del postaborto. El proyecto Raquel lo forman un equipo de personas: sacerdotes, psicólogos, voluntarios, formados para acompañar un proceso de sanación por el que la mujer llega a acercarse a Dios y sentir la paz.

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.