Revista Ecclesia » XLII convivencia del IEME (Instituto Español de Misiones Extranjeras)
ieme
Iglesia en España

XLII convivencia del IEME (Instituto Español de Misiones Extranjeras)

XLII convivencia del IEME (Instituto Español de Misiones Extranjeras)

En la casa de Oración “La Cerca” de Los Molinos, en plena sierra de Madrid, entre los días 24-28 de Junio,  ha tenido lugar la XLII Convivencia del IEME (Instituto Español de Misiones Extranjeras). Son estas unas jornadas que los misioneros del IEME tienen en verano con objeto de encontrarse, convivir, orar, pasar unos días de CONVIVENCIA quienes están y pasan por España con motivo vacacional.

Como todos los años en estas convivencias se comentan las incidencias de la vida del IEME. Esta edición ha estado más centrada en comentar y explicar el desarrollo de lo que ha sido la última Asamblea celebrada en el mes de Mayo. En este sentido la presencia del recién elegido director general José María Rojo, llegado desde su lugar de misión en Perú, ha tenido una expectación, por decirlo de alguna manera, mayor. José María Rojo no pudo estar presente  en la misa de clausura que presidió el cardenal de Madrid Exmo. Sr. D. Antonio María Rouco, por lo que la XLII Convivencia se convirtió en el marco de su acogida formal.

En estas convivencias se suelen dedicar un día a hacer reflexión y oración por cada uno de los continentes y misioneros que realizan su trabajo en ellos. El primer día se ofreció Asia-Oceanía, después África, América y Europa. Tuvimos un día de retiro y oración en el que nos acompañó Antonio Ávila, sacerdote diocesano de Madrid y profesor del Instituto Superior de Pastoral. El día 26 el día se  dedicó al asueto y contacto con la naturaleza por lo que nos fuimos a Las Dehesas donde hubo tiempo para pasear por las rutas que el parque ofrece, así como  jugar a la petanca, mus. Dominó, etc.

El Viernes 28 de Junio tuvimos presente a los misioneros que celebraban las bodas de oro y plata. La celebración de la Eucaristía concelebrada y presidida por uno de ellos resultó como siempre suele ocurrir en estos momentos, emotiva y sugerente. Tras la comida celebrativa cada cual volvía a su lugar,  a encontrarse con familiares y amigos, a preparar maletas,  o quienes por edad las fuerzas ya no le permiten regresar a sus sueños, a esperar reunirse un año más  con quienes han sido compañeros y hermanos.

 

Luis M. Avilés Patiño

Departamento de Información y Animación Misionera del  IEME

 

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa