Iglesia en España Nacional

XII capítulo general Misioneras Eucarísticas de Nazaret

XII Capítulo General Misioneras Eucarísticas de Nazaret

Las Misioneras Eucarísticas de Nazaret, congregación fundada por san Manuel González en 1921, han comenzado el 13 de junio, su XII Capítulo General. Tiene lugar en Palencia, en la Casa de Espiritualidad Santa María de Nazaret, y asisten 25 hermanas residentes en los nueve países donde la congregación tiene casas establecidas. Durante el mismo se procederá a la elección de la Superiora general y su consejo, que será el responsable del gobierno de la congregación por los próximos seis años. En esta ocasión, además, se presentará un nuevo texto de sus Constituciones, que deberá ser aprobado para ser presentado ante la Santa Sede.

El Capítulo general de toda congregación religiosa, tal como lo expresan las Constituciones de las M.E.N., «es un acontecimiento eclesial que trasciende los límites y el sentido de cualquier asamblea humana. Es la suprema autoridad electiva y normativa de la congregación en forma colegial. Representa a todo el Instituto y ha de expresar la participación de cada uno de sus miembros, siendo un verdadero signo de unidad» (art. 123).

Duración y representantes
Se celebra cada seis años y en él deben tener participación representantes de todos los países donde se encuentra establecida la congregación (Argentina, Cuba, Ecuador, España, Italia, México, Perú, Portugal y Venezuela). Asisten también al capítulo las hermanas que conforman el gobierno actual (superiora general y consejeras), la ecónoma y la secretaria. No está determinada una duración para esta asamblea tan importante. Solo se establece la fecha de inicio. El último duró 11 días, comenzando el 29 de mayo de 2012.

La convocatoria para un Capítulo se realiza con no menos de cuatro meses de anticipación ya que se deben realizar una serie de trabajos precapitulares en los que participan todas las hermanas y comunidades. En esta ocasión, fundamentalmente se han estudiado las Constituciones, ya que el asunto más importante que se tratará será la renovación de las mismas. Una vez consensuado y aprobado el nuevo texto se debe enviar a Roma para su estudio y posterior aprobación por parte de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica (CIVCSVA).

Durante el Capítulo general, además, se realiza la elección del gobierno de la congregación para el siguiente sexenio (superiora general y cuatro consejeras).

El actual Gobierno también ha ofrecido un lema que orienta los trabajos previos y la celebración propiamente dicha. En esta ocasión el pasaje sugerido es: «Reaviva el don de Dios que hay en ti» (2Tim 1,6), un texto sumamente adecuado para un tiempo en el que es indispensable trabajar con fidelidad creativa, tal como lo pedía san Juan Pablo II en su exhortación apostólica Vita consecrata. A partir de este lema se ha realizado un cartel y un logo que acompañarán los trabajos capitulares.

Ejercicios espirituales
Si bien el Capítulo propiamente dicho ha comenzado hoy, los días previos las capitulares han realizado ejercicios espirituales de ocho días completos, para disponer su mente y sus corazones al Espíritu que quiere orientarlas en los días siguientes. En esta ocasión han sido dirigidos por el P. Luis Mª Aparicio, s.j. Tanto los ejercicios como el Capítulo propiamente dicho se realizan en Palencia, en la casa Santa María de Nazaret de las Misioneras Eucarísticas.

Más allá de ser un evento congregacional, el Capítulo general es un tiempo de gracia para toda la Familia Eucarística Reparadora y en el que todos pueden participar uniéndose con la oración. En el Blog Eucarístico (noticias.uner.org) es posible seguir los acontecimientos más relevantes de este encuentro.

Simbolismo eucarístico
El cartel del XII Capítulo general de las Misioneras Eucarísticas de Nazaret está dominado por colores cálidos y luminosos, que invitan a la confianza y la alegría. Al igual que el logo, tiene un simbolismo eucarístico en la parte superior izquierda, que es el que llena de luz la composición completa.

Escribe san Manuel en su libro Qué hace y qué dice el Corazón de Jesús en el Sagrario, «yo ya miro al Sagrado Corazón de Jesús en el Sagrario como un sol que irradia luz, calor y vida del cielo en torno suyo en una gran extensión, como un manantial de agua medicinal siempre corriente en muchas direcciones, como un delicioso jardín esparciendo siempre los aromas más exquisitos». Es este sol el que guía nuestros pasos como congregación y como miembros de esta Familia Eucarística Reparadora.

La luz que emana la Eucaristía se expande por todo el mundo, no dejando ningún hueco en tinieblas. Tal es nuestra misión eucarística reparadora: llegar a todos los rincones donde sintamos que aún no se ha caído en la cuenta de la cercanía amorosa de Dios que jamás se separa de nuestro lado. Esta luz, por otra parte, no ciega ni lastima, es luz que sabe adaptarse a las necesidades y a la situación de cada persona (adquiriendo, como puede verse, tonalidades distintas, sin perder su esencia).

Son de san Manuel las palabras escritas en la parte derecha del cartel, ya que, dado que se realizará un trabajo serio y profundo de renovación de las Constituciones, se busca principalmente mantenerse fiel al carisma recibido. Carisma, es decir, don, regalo, que todos los miembros de la FER hemos recibido y que nos lleva a dar respuestas nuevas a las situaciones de abandono que día a día encontramos a nuestro paso. Reavivar este don, tal como reza el lema, no implica empezar de cero sino seguir caminando con la mirada fija en ese Sol que ilumina y da vida, que orienta y muestra el sendero.

Con las manos hacia Dios
El logo, por su parte, con una gran sencillez de líneas y formas geométricas, muestra la que debe ser nuestra actitud frente a este don que hay en nuestros corazones. «Suba mi oración como incienso en tu presencia, el alzar de mis manos como ofrenda de la tarde» proclama el salmista (Sal 141,2). Como él, cada una de las hermanas de la congregación queremos elevar nuestras manos y nuestras voces como un canto de alabanza y gratitud, de súplica humilde y gozosa.

Los colores del logo, una vez más, son vecinos en la escala cromática. Esto quiere significar que quien se acerca a la Eucaristía es moldeado imperceptiblemente por el amor que de allí brota. Es este sol el que nos configura, nos hace semejantes a él y nos invita, irresistiblemente, a hacernos luz para los demás. «Yo soy la luz del mundo… Vosotros sois la luz del mundo» (Jn 8,12; Mt 5,14).

Todas las hermanas queremos unir nuestras manos, nuestros corazones y nuestras vidas para hacer realidad el sueño de san Manuel: eucaristizar el mundo, es decir, llevar a todas las personas la luz, el gozo y la paz que trae quien ha querido quedarse para siempre entre nosotros en las humildes especies de pan y vino.

13 JUNIO 2018. Foto de archivo

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email