popular
Iglesia en España Nacional

Comienza la XII Asamblea del Instituto Español de Misiones (IEME)

La XII Asamblea del Instituto Español de Misiones (IEME) inició su andadura ayer día 14 de mayo en la mañana

Era festividad de San Matías y como toda fiesta de Apóstol, una fiesta misionera. Un buen día, pues, para preguntarse qué Misión, para qué y cómo.

Los misioneros del IEME, tras organizar las estructuras asamblearias que lleven a organizar el debate, comienzan a evaluar lo hecho hasta ahora y a reflexionar el trabajo misionero de futuro que se sitúa en medio de realidades complejas, situaciones cambiantes, medios de comunicación acelerados que desconciertan y desafían. Estas situaciones interrogan la vida del misionero de hoy, pero también, desde la confianza en Dios, destierran miedos, levantan piedras, abren puertas que dejan pasar luz y aire fresco. Dejan traspasar la luz pascual ante los caminos de incertidumbre y cruz. Con una pasión apasionada por tanto Amor de Dios.

El IEME que entre el 2019-2020 se hará centenario, surgió desde iniciativas personales como pontificias, como un puñado de sacerdotes diocesanos para la Misión. Ahí se quedó empeñado y comprometido con el Espíritu, como sacerdotes que en sus Iglesias locales pregonan esta responsabilidad de la Misión ad gentes. Somos Iglesia porque somos ad gentes y es la Misión la que nos ha convocado en Iglesia. No podemos olvidar la esencia.

El día arrancó desde la oración e invocación al Espíritu que como nos subrayaba el presidente de la Comisión de Misiones de la CEE D. Francisco Pérez en la misa de comienzo de Asamblea, el Espíritu Santo es el verdadero protagonista de la Misión. D. Francisco ha tenido la amabilidad de pasar la tarde de ayer con nosotros, participar de nuestras inquietudes, celebrar la Eucaristía y permanecer en la cena compartida. Un gesto de ánimo que agradecemos profundamente.

Esta Asamblea será también un motivo para dar gracias a Dios por esta vocación y carisma misionero que tiene el IEME como institución ya centenaria. Dar gracias a Dios por tanta esperanza ofrecida y tantas personas que han ofrecido su vida por la Misión y ahora también pedir para que la nueva etapa que tocará vivir se haga desde el agradecimiento por lo vivido, el optimismo ante tanto miedo y negatividad y el servicio que nos libere de egoísmos y ansiedades.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email