Grupo que organizó la vigilia contra la trata en la archidiócesis de Madrid.
Iglesia en España

Trata: visibilizando una explotación invisible en nuestra sociedad

Este año, la vigilia de oración contra la trata revivió la historia de santa Josefina Bakhita a través de sus propios textos, en paralelo con la de las víctimas de la esta explotación. Esta oración, organizada por la sección de trata de la Comisión Episcopal de Migraciones, se celebró ayer por la noche en las diferentes diócesis de España.

En Madrid, la parroquia elegida fue la del Olivar, en el céntrico barrio de Lavapiés. Marifran Sánchez, directora de esta sección de la Conferencia Episcopal, explicó que «cada año se trata de elegir una parroquia de una vicaría diferente», para estar presentes en toda la diócesis. La vigilia de oración llenó la céntrica parroquia del Olivar en Madrid. Uno de los momentos más emotivos fue cuando se reprodujo en audio el testimonio de una víctima de trata.

Ana Almarza, adoratriz y directora del Proyecto Esperanza, también una de las organizadoras de esta vigilia, explicó que, precisamente, el hilo conductor de este año ha sido «que santa Josefina Bakhita nos vaya iluminando y viendo que, lo que le paso a ella, sigue pasando y por eso hemos mezclado sus diarios con testimonios de mujeres que han sido víctimas de trata». «Ellas hacen el mismo proceso de liberación», apuntó.

Realidad invisibilizada

Sánchez incidió en lo difícil que es encontrar datos fiables. «Según los datos de la Policía, en 2018 identificaron a 130 víctimas de trata, pero hablan de que hay 9.000 personas en riesgo», comentó. En la misma línea se expresó Almarza con los datos de los que dispone. En los 14 proyectos que gestionan las adoratrices, explicó, han tenido alguna acción de acompañamiento con 800 mujeres y se han acercado a 3.000.

 

Print Friendly, PDF & Email