Revista Ecclesia » Vincenzo Paglia, presidente de la Pontificia Academia para la Vida: «Los ancianos son una fuerza espiritual increíble»
MONSEÑOR VICENZO PAGLIA ,POSTULADOR DE LA CAUSA DE MONSEÑOR ROMERO, DURANTE UNA CONFERENCIA DE PRENSA.
Santa Sede Última hora

Vincenzo Paglia, presidente de la Pontificia Academia para la Vida: «Los ancianos son una fuerza espiritual increíble»

El programa de TRECE en salida, Crónica de Roma, contó en la noche de ayer con la participación del presidente de la Pontificia Academia para la Vida,  Vincenzo Paglia, para hablar sobre la Jornada Mundial de los Abuelos y los Mayores.  Instituida por el Papa  Francisco, se celebrará cada año el cuarto domingo de julio, fecha  cercana a la fiesta de San Joaquín y de Santa Ana, los «abuelos» de Jesús. 

Paglia ha señalado en el programa presentado por Irene Pozo en esta madrugada la necesidad de volver a poner en el centro de la sociedad a los ancianos  después de un año de pandemia, en el que se han visto tan afectados: «Es indispensable que  todos tomemos conciencia del cuidado que hay que hacer de nuestros mayores. En esta pandemia hemos visto que no solo no se sabía cómo mantenerlos, sino que eran descartados. Tenemos que parar a reflexionar y estar más atentos a ellos cuando pidan  compañía y ayuda».  

En este sentido, ha condenado, el hecho de «marginarlos» en la sociedad. Señala que «en esta cultura de  mercado, donde parece que solo cuentan los que producen, son los primeros en ser  descartados, junto con los niños y los discapacitados, y esto no se puede permitir».  

El cardenal ha apuntado que «el Papa Francisco es consciente de esta tragedia y pide a  todos los cristianos que se ocupen de ellos, pues son los que durante tantos años han  contribuido a la sociedad». Añade que «parece que les damos de lado con la soledad, con el  abandono, incluso con la eliminación física».  

Sobre la relación entre los jóvenes y los ancianos, al que se ha referido en numerosas  ocasiones el santo padre durante su pontificado, reconoce que la Pontificia Academia para  la Vida que él mismo preside «ofrece un texto que invita a las iglesias a ocuparse de los  mayores». Por primera vez en la historia, señala, «conviven hoy cuatro generaciones: los  niños, los jóvenes, los adultos y los ancianos, pero en estos últimos se piensa muy poco, y  lo que habría que conseguir es que las generaciones se unieran porque ninguna generación  puede vivir sin la unión entre una generación y otra».  

«El futuro de la sociedad está en la alianza de los jóvenes con los ancianos»

En este sentido, apunta «el Papa ha sido uno de los pocos que con determinación ha dicho  que las generaciones deben unirse, y parte de dos extremos: si unimos a abuelos y nietos  también las generaciones comprenderán que es indispensable permanecer juntos. El futuro  de la sociedad está en la alianza de los jóvenes con los ancianos, y es por eso por lo que  sabiamente el Papa Francisco ha querido instituir para el 25 de julio una Jornada Mundial  de los Abuelos, pero no simplemente para los ancianos, sino para los ancianos con los  nietos».  

Vincenzo Paglia hace autocrítica y reconoce que desde la propia Iglesia no se ha  sabido estar al lado de los mayores. Para él «ha habido una falta de atención importante, y  de hecho no hay ninguna pastoral de los ancianos, pero tenemos que ayudarles a  comprender que son una fuerza increíble, una fuerza espiritual. Los ancianos, con la oración,  gobiernan el mundo y favorecen la convivencia pacífica». Además, apunta «con su  debilidad, nos enseñan lo frágiles que somos. Lo hacen no con palabras, sino con la misma  debilidad, pues nos dicen que es el tiempo de donarse a Dios, tiempo de prepararse al paso  a la eternidad».  

El obispo italiano se ha mostrado muy orgulloso de que la Conferencia Episcopal Española  haya creado una pastoral específica para los mayores. «Espero que tomen ejemplo otras  conferencias episcopales del mundo, porque el tema de la vejez es uno de los grandes temas  que está por venir», ha insistido.  

Por último, Vincenzo Paglia se ha referido a su reciente nombramiento como  presidente de una comisión para la reforma de la asistencia sociosanitaria de los ancianos  en Italia. Reconoce que  le «sorprendió la decisión del ministro de Salud, pero he guiado la  comisión con entusiasmo porque de frente a los ancianos que morían era importante salir  y salvarlos». El obispo señala que después de meses de trabajo la comisión ha tenido sus  frutos: «Hemos convencido al Gobierno de que, con recursos económicos entre otros,  centre la asistencia de los ancianos en la asistencia domiciliar continuada. Los ancianos  deben estar en sus casas, en sus países, y todos debemos cuidarlos. Es una revolución  cultural, pero también espiritual. Todos debemos unirnos para honrar a nuestros mayores». 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa