Papa Francisco

Vídeo mensaje del Papa Francisco al Tercer Festival de la Doctrina Social de la Iglesia

festival doctrina social iglesia

Vídeo mensaje del Papa Francisco al Tercer Festival de la Doctrina Social de la Iglesia

La Doctrina Social de la Iglesia, guía para desenmascarar al ídolo del dinero

El Santo Padre envío ayer un video mensaje a los participantes del Tercer Festival de la Doctrina Social de la Iglesia, que se celebra en Verona (Italia) del 21 al 24 de noviembre. Este año su tema es: “Menos desigualdad, más diferencias”. “Un título -dice el Papa- que pone de manifiesto la plural riqueza de las personas, como expresión de los talentos personales y toma distancia de la homologación que mortifica y paradójicamente aumenta las desigualdades”.

El Pontífice dedica unas palabras a los jóvenes, “la fuerza para continuar hacia delante” y a los ancianos “la memoria del pueblo”. “El reconocimiento de las diferencias valoriza a las personas, al contrario que la aprobación, que es el riesgo de tirarlos a la basura, porque no son capaces de captar el significado. Hoy en día, los jóvenes y los ancianos son considerados residuos, porque no responden a las lógicas productivas en una visión funcional de la sociedad; no cumplen ninguno de los criterios útiles de inversión. Se dice que son “pasivos”, que no producen, y en la economía de mercado no son sujetos de producción. No debemos olvidar, sin embargo, que los jóvenes y los ancianos llevan cada uno su riqueza: ambos son el futuro de un pueblo”.

“Pienso también en la Doctrina Social de la Iglesia -continua-. El Magisterio social es un gran punto de referencia, que representa una orientación resultado de la reflexión y la actividad virtuosas. Es muy útil para no perderse. Los que trabajan en la economía y las finanzas están sin duda atraídos por el lucro y si no tienen cuidado, su trabajo se enfoca solo hacia el mismo beneficio, convirtiéndose en esclavos del dinero. La Doctrina Social contiene un gran patrimonio de reflexiones y de esperanza que es capaz incluso hoy de guiar a las personas y mantenerlas libres. Se necesita valor, pensamiento y el poder de la fe para estar dentro del mercado guiados por una conciencia que se centra en la dignidad de la persona y no del ídolo dinero”.

Francisco concluye el mensaje hablando de la cooperación y recuerda que siendo niño escuchó a su padre hablar de la cooperación cristiana en una conferencia. “En ese momento me entusiasmé con este tema y vi que este era el camino -dice- … El trabajo y la dignidad de la persona se dan la mano. La solidaridad también se aplica para garantizar el trabajo; la cooperación representa un elemento importante para asegurar la pluralidad de presencias entre los que dan trabajo. Hoy en día es objeto de algún malentendido incluso a nivel europeo, pero creo que no considerar actual esta forma de presencia en el mundo de la producción constituye un empobrecimiento que deja espacio a la homologación y no promueve las diferencias y la identidad”.

Ciudad del Vaticano, 22 de noviembre 20113 (VIS).-

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email