Revista Ecclesia » Victoria Molins, teresiana, galardonada con el 32º Premio Alfonso Comín
Cultura Iglesia en España

Victoria Molins, teresiana, galardonada con el 32º Premio Alfonso Comín

Victoria Molins, teresiana, galardonada con el 32º Premio Alfonso Comín

Victoria Molins, teresiana galardonada con el 32º Premio Alfonso Comín “por su compromiso con los más pobres”

Acompañar, entender, amar. La teresiana M. Victoria Molins ha sido galardonada con el 32º Premio Alfonso Comín “por su compromiso con los más pobres”. Viqui vive este nuevo reconocimiento “con un sentimiento de gratitud”, porque en su “sencilla tarea” se reconoce “todo el trabajo anónimo de tantas personas que nos dedicamos simplemente a amar, a estar al lado de quien lo necesita; acompañar procesos y dar oportunidades es reconocer la gran dignidad del ser humano, como me enseñó Teresa de Jesús”.

¿Por qué se sintió llamada por los pobres?

Por un acontecimiento que me marcó: el descubrimiento de la dignidad humana perdida o arranque debido a la injusticia, la marginación o la falta de oportunidades. Con el tiempo he comprobado que fue un regalo de Dios tan grande que lo considero uno de los más importantes que he recibido en mi vida.

¿Qué siente cuando está al lado de una persona que la necesita?

Que yo también la necesito a ella y que juntos podemos compartir pobrezas: la suya, a menudo víctima de la desestructuración familiar, de su situación, de su entorno, de su enfermedad, adición o pasado, y la mía de impotencia alcanzada, aceptada, porque no me considero redentora de nadie. Pero sé que puedo dar la ternura y el amor que siento que Dios ha derramado en abundancia en mi alma a lo largo de tantos años de trato diario en la oración.

¿De qué le está más agradecida a Dios?

De haber podido comprobar que “todo es Gracia” y que, incluso aquello que en su momento me pareció un mal, lo veo ahora como un bien que me hizo crecer y que, como dice Albert Om en el prólogo de mi libro El Regalo de la vida, ahora el puzzle de tantas cosas vividas ha podido encajar. El salmo 125 resume mi gratitud: “Los que sembraban con lágrimas en los ojos, llaman de cantares”.

Òscar Bardají y Martín

Fuente: Full Dominical – Archidiócesis de Barcelona y SIC



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa