Revista Ecclesia » Vicente Jiménez Zamora ya es arzobispo de Zaragoza
vicente-jimenez-zamora
Iglesia en España

Vicente Jiménez Zamora ya es arzobispo de Zaragoza

Vicente Jiménez Zamora ya es arzobispo de Zaragoza. Apuntes de su toma de posesión, en la tarde del domingo 21 de diciembre de 2014:

Un antiguo ceremonial propio de la sede cesaraugustana, adaptado a las vigentes rúbricas acerca de las tomas de posesión de los obispos, fue el hilo conductor de la celebración del domingo 21 de diciembre en Zaragoza. Monseñor Vicente Jiménez Zamora (1944), desde septiembre de 2007, obispo de Santander, se convirtió en el nuevo arzobispo metropolitano de Zaragoza. Fue a partir de las cinco de la tarde, en dos escenarios. Primero, la toma de posesión propiamente dicha en la seo o catedral del Salvador. El nuevo arzobispo realizó el juramento tradicional con estas palabras: “Yo, Vicente Jiménez Zamora, arzobispo de la archidiócesis de Zaragoza, juro y prometo sobre estos evangelios guardar la inmunidad de la Iglesia cesaraugustana y mantener y defender los privilegios, la libertad, los estatutos, la bula de unión, los acuerdos y las loables costumbres de dicha iglesia, siempre que no sean contrarios a las disposiciones de los sagrados concilios y del derecho común. Que me ayude Dios y estos santos Evangelios”. A continuación, ocupó la catedra episcopal

El segundo escenario, ya con la celebración de la eucaristía, fue, en el altar mayor de la catedral basílica de Nuestra Señora del Pilar. Concelebraron dos cardenales, el nuncio en España, trece obispos y veinticuatro obispos, amén de varios centenares de sacerdotes, procedentes de Zaragoza, Santander y Osma-Soria –diócesis originaria de Vicente Jiménez- y de otros lugares.

El Papa Francisco nombró arzobispo de Zaragoza a monseñor Jiménez el viernes 12 de diciembre (ecclesia, número 3.758, página 9), un mes exacto después de la aceptación de la renuncia de monseñor Manuel Ureña Pastor (1945), tras nueve años y medio al frente de la archidiócesis.

Homilía

 

Monseñor Vicente Jiménez Zamora llamó a la reconciliación en un mundo de divisiones y a una renovación moral frente a la corrupción. Como ejemplo de servicio a la reconciliación, el nuevo arzobispo puso como ejemplo la mediación del Papa Francisco entre Estados Unidos de América y Cuba. Y en relación a la corrupción, urgió a una “renovación moral frente a la corrupción en una sociedad, en ocasiones, carente de valores éticos y espirituales”.

Asimismo, el prelado resaltó la necesidad de promover una “cultura de la sobriedad y la solidaridad” y apuntó que la crisis económica y social no debe llevar al fatalismo ni al desaliento sino que debe ser una oportunidad para construir una sociedad “más justa y colocar a la persona humana en el centro de la cuestión social y económica”.

El nuevo arzobispo de Zaragoza ofreció, además, “diálogo y leal colaboración” para trabajar por el desarrollo integral de Aragón “en solidaridad con otros pueblos de España”.

Y como no podía ser de otra manera, monseñor Jiménez Zamora se acercó también hasta la Santa Capilla, donde en silencio oró ante la Santísima Virgen del Pilar, patrona de la archidiócesis, de la ciudad, de Aragón y Reina de la Hispanidad.

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada mes, en tu casa

Últimas entradas