Internacional

Vía libre a la beatificación de Rutilio Grande

La Santa Sede ha anunciado hoy sábado, 22 de febrero, el reconocimiento de la muerte martirial del siervo de Dios Rutilio Grande García, jesuita, asesinado el 12 de marzo de 1977 en El Salvador junto a dos laicos «por odio a la fe». Se otorga, por tanto, vía libre a su subida a los altares por la misma vía que sirvió para canonizar a monseñor Romero.

El P. Rutilio fue el primer sacerdote asesinado en El Salvador en los años previos a la guerra civil. Fue amigo personal del arzobispo Romero y está considerado la persona que «convirtió» al hoy santo de la Iglesia a la causa de los pobres, en unos años en que exigir justicia social para ellos equivalía a ser inmediatamente tildado de comunista.

Tenía 49 años cuando fue acribillado a tiros por militares en una emboscada. Los hechos ocurrieron en el paraje conocido como «Las tres cruces», cerca de la localidad de El Paisnal, adonde el sacerdote se dirigía a celebrar una misa. Con él viajaban Manuel Solórzano, de 72 años, y Nelson Rutilio Lemus, de 15, ambos laicos. Los tres murieron en el acto. El cadáver del Padre Rutilio recibió 19 impactos de bala del calibre 12 y tipo «doble cero», un proyectil blindado de uso militar.

Al día siguiente de su muerte, la archidiócesis salvadoreña dijo en un comunicado que la causa del asesinato fue «la intensa labor pastoral de tipo concientizador y profético» que llevaba a cabo fallecido, así como su «labor de promoción humana integral» entre sus feligreses. «Esta labor eclesial posconciliar —denunció la sede que pastoreaba monseñor Romero— no es agradable para todos porque despierta la conciencia de los campesinos».

Otros decretos

Junto al del Padre Rutilio, el Papa Francisco autorizó ayer al cardenal Becciu, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, la promulgación de los siguientes decretos:

—el milagro, atribuido a la intercesión del beato Lázaro, llamado Devasahayam, laico, mártir; nacido el 23 de abril de 1712 en la aldea de Nattalam (India) y asesinado, por odio a la fe, en Aralvaimozhy (India) el 14 de enero de 1752.

— el milagro, atribuido a la intercesión de la beata María Francesca di Gesù (nacida Anna Maria Rubatto), fundadora de las Hermanas Terciarias Capuchinas de Loano; nacida en Carmagnola (Italia) el 14 de febrero de 1844 y fallecida en Montevideo (Uruguay) el 6 de agosto de 1904.

—el milagro, atribuido a la intercesión del Venerable Siervo de Dios Carlo Acutis, laico; nacido el 3 de mayo de 1991 en Londres (Inglaterra) y fallecido el 12 de octubre de 2006 en Monza (Italia).

— las virtudes heroicas del Siervo de Dios Emilio Venturini, sacerdote diocesano, fundador de la Congregación de las Hermanas Siervas de los Dolores; nacido en Chioggia (Italia) el 9 de enero de 1842 y muerto allí el 1 de diciembre de 1905.

— las virtudes heroicas del Siervo de Dios Pirro Scavizzi, sacerdote diocesano; nacido en Gubbio (Italia) el 31 de marzo de 1884 y muerto en Roma el 9 de septiembre de 1964.

— las virtudes heroicas del Siervo de Dios Emilio Recchia, sacerdote profeso de la Congregación de los Estigmas de Nuestro Señor Jesucristo; nacido en Verona (Italia) el 19 de febrero de 1888 y muerto allí el 27 de junio de 1969.

— y las virtudes heroicas del Siervo de Dios Mario Hiriart Pulido, laico; nacido en Santiago de Chile (Chile) el 23 de julio de 1931 y muerto en Milwaukee (Estados Unidos de América) el 15 de julio de 1964.

Print Friendly, PDF & Email