Rincón Litúrgico

Ventanas en el Año de la Misericordia

Ventanas en el Año de la Misericordia, por Javier Leoz

1.ENERO. Que las MISERIAS del mundo hagan que, tu corazón, sea siempre sensible. Que nunca pronuncies aquello de: “Yo no puedo hacer nada por lo que queda lejos”. Tu oración, tal vez, sea un modo de llegar hasta esos volcanes de injusticias.

2.FEBRERO. Que las ANGUSTIAS de las personas que no viven tan felices como tú sean para ti un motivo de dar gracias a Dios. Tú podrías ser uno de ellos. Por ello mismo, en tu felicidad, pide para que los demás alcancen la dicha.

3.MARZO. Que la FRIALDAD con que muchos reciben, perciben o viven a DIOS te anime a ser instrumento de su Reino en medio del mundo. La misericordia de Dios alcanza a toda la tierra pero, tú, puedes ser trampolín o dique.

4.ABRIL. Que la CARIDAD lejos de ser un salvoconducto sea algo que te instruya y que te haga identificarte más y más con Cristo. Sabemos que, al final, queda lo que se hace pero –también es verdad- que cuando se hace desde la FE la caridad es ilimitada y no conoce más siglas que el amor.

5.MAYO. Que la VIRGEN MARÍA te ayude a despojarte de todo aquello que obstaculiza el ser barro en manos de Dios. Muchas de las cosas que no se llevan a feliz término en la vida cristiana es porque, tal vez, nos miramos demasiado a nosotros mismos y olvidamos el entorno que nos interpela.

6.JUNIO. Que la EUCARISTÍA sea el centro y el motor de tu renovación interior y de tu expresión externa. En ella, la Eucaristía, encontramos Palabra que nos ilumina, Sacramento que nos fortalece, silencio que nos interroga y comunión con toda la Iglesia.

7.JULIO. La MISERICORDIA es una ventana por la que vemos lo que acontece en nuestro mundo y que nos produce estupor, vergüenza y muchos interrogantes. No cierres nunca esa ventana. Sal siempre al encuentro del que sufre. No pienses sólo en los pobres de solemnidad. Tal vez, a tu lado, hay alguien necesitado de una caricia, una palabra, una mirada o un consejo.

8.AGOSTO. El calor no solamente lo da el fuego o el sol. También nosotros, las personas y especialmente los cristianos, podemos ser “témpanos o llamas vivas”. Es cuestión de ser cercano o mostrarnos distantes, alegres o tristes, ilusionados o derrotados, convencidos o con dudas.

9.SEPTIEMBRE. La ALEGRIA es una parte importante de la misericordia. Hay que darse con sonrisa y hay que ofrecerse con prontitud. Cuando uno se da o da y no lo hace con gozo siente que algo se rompe. Cuando nos entregamos y lo hacemos con ilusión, el manantial se agranda y sigue brotando con más fuerza.

10.OCTUBRE. La MISERICORDIA es abrir el corazón y, además, es hacerlo a sabiendas que –cuando se dilata- DIOS lo vuelve a llenar con más pasión, con más amor, con más entrega y con más generosidad. Un corazón que se atasca es como una casa que no se abre: huele, se pudre y las arañas se hacen dueñas.

11.NOVIEMBRE. Los que se marcharon, nuestros antepasados, se fueron con una convicción: DIOS tiene la última palabra. No es menos cierto que, nuestra oración, es ese empujón que ellos necesitan para alcanzar y encontrar la gloria de Dios. La misericordia, el corazón que se abre, también nos habla de recuerdo por los difuntos.

12.DICIEMBRE.El mayor acto de clemencia de un Dios hacia la humanidad fue su aparición en Belén. Nadie lo vio pero, en Belén, se dejó amar, adorar, tocar y poco después traicionar, crucificar y resucitar. El cristianismo no ha sido creado para ser aplaudido sino, entre otras cosas, para ser luz en la oscuridad aunque muchos se empeñen en seguir como ciegos.

¡FELIZ AÑO SANTO DE LA MISERICORDIA!

Javier Leoz

Delegado Episcopal para el Año de la Misericordia en Navarra

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Ventanas en el Año de la Misericordia, 10.0 out of 10 based on 1 rating
Print Friendly, PDF & Email

Sobre el autor Francisco Javier Leoz Ventura

Francisco Javier Leoz Ventura es sacerdote diocesano de Pamplona y Tudela. Es en la actualidad párroco en Peralta. Esta también delegado episcopal de Religiosidad Popular, escritor y predicador.

Francisco Javier Leoz Ventura

Francisco Javier Leoz Ventura es sacerdote diocesano de Pamplona y Tudela. Es en la actualidad párroco en Peralta. Esta también delegado episcopal de Religiosidad Popular, escritor y predicador.

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.