Diócesis Iglesia en España

Veneración a la reliquia de San Pantaleón en el Monasterio de la Encarnación (Madrid)

san pantaleon

Mañana sábado, 26 de julio, veneración a la reliquia de San Pantaleón en el Monasterio de la Encarnación

Un año más, la Iglesia del Real Monasterio de la Encarnación abrirá sus puertas mañana sábado, 26 de julio, a los numerosos fieles que acuden, con motivo de la fiesta de San Pantaleón, a venerar las reliquias del mártir. Así, desde las 17,00 horas quedará expuesta a la devoción popular la ampolla con la sangre del santo, que siempre y todos los años está en estado líquido en su fiesta. A las 19,00 horas y a las 20,30 de esa misma tarde se celebrará la Eucaristía. Además, cada media hora, durante toda la tarde, se dará a besar a los fieles la reliquia de un hueso del santo, que se guarda también en el relicario del Monasterio.

En la mañana del domingo 27 de julio, festividad de San Pantaleón, las puertas del templo del Monasterio de la Encarnación se abrirán desde las 7,45 hasta las 14,00 horas, por la mañana, y desde las 17,00 hasta las 22,00 horas por la tarde. A las 8,30, a las 10,30 y a las 12,00 horas, así como a las 19,00 y a las 20,30 horas, se celebrará la Santa Misa. Durante los dos días habrá confesores para atender a los fieles que deseen reconciliarse en el sacramento de la Penitencia.

Biografía

San Pantaleón nació en Nicomedia, antigua capital de Bitinia en Asia Menor, en el siglo III de nuestra era. Aprendió la medicina y llegó a ser nombrado médico en la corte del emperador Maximiano. Comenzó a descubrir el contenido y la belleza de la fe y moral cristianas. Pantaleón se sintió atraído por el ejemplo y la doctrina del presbítero Hermolao. Al comprobar algunas curaciones prodigiosas que hizo invocando a Jesucristo, él mismo y su padre se convirtieron al cristianismo y se hicieron bautizar. A la muerte de su padre, tras distribuir sus bienes entre los que trabajaban en su casa y entre los pobres, se dedicó a ejercer la medicina gratuitamente, lo que suscitó la envidia y el resentimiento de otros colegas que lo denunciaron por ser cristiano ante el emperador Maximiano, quien lo acusó de hacer «magia». Primero le pidió la «apostasía» de la fe cristiana, a lo que el santo se negó confesando su fe en Jesucristo como el único Salvador. Después lo mandó torturar con diversos tormentos, para alejarlo de la fe. El emperador, al saber que san Pantaleón había sido convertido por el sacerdote Hermolao, lo hizo preso para ver si apostatando uno apostataba también el otro. Hermolao se resistió y permaneció fiel, lo mismo que dos compañeros que le habían acompañado, Hermipo y Hermócrates, y que fueron decapitados como también a continuación san Pantaleón.

San Pantaleón murió dando testimonio de su fe, junto a Hermolao y esos otros dos compañeros, el día 27 de Julio del año 305, durante la última persecución de Diocleciano (284-305).

 

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.