Internacional Santa Sede

El Vaticano exige la liberación de un obispo chino encarcelado

El pasado 18 de mayo, el obispo de Wenzhou, en la China oriental, Pietro Shao Zhumin,  de 54 años, fue «retenido» por la Oficina de Asuntos Religiosos del Gobierno de Pekín. Desde entonces, apenas se tiene noticias de su paradero o estado de salud. Tras varias semanas de espera, la Santa Sede ha exigido a China la liberación del obispo, perteneciente a la Iglesia católica «clandestina» (fiel a Roma).

Así, el lunes 26 de junio, el portavoz de la Santa Sede, Greg Burke, mostró la «gran preocupación por la situación personal» del prelado, «desplazado por la fuerza de su sede episcopal desde hace algún tiempo». Tras subrayar que ni la familia ni la comunidad católica tienen «noticias ni razones de su partida, ni el lugar donde se encuentra detenido», Roma «espera que monseñor Pietro Shao Zhumin pueda volver tan pronto como sea posible a la diócesis, y que se garantice el ejercicio de su ministerio episcopal».

Y añadió: «La Santa Sede, profundamente triste por éste y otros incidentes similares que, lamentablemente, no facilitan el camino de entendimiento» entre China y el Vaticano, concluye su comunicado invitando a orar por su obispo «y por el camino de la Iglesia católica en China».

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.