Opinión

Valores para un pueblo, por José-Román Flecha Andrés, en Diario de León (17-10-2015)

Valores para un pueblo, por José-Román Flecha Andrés, en Diario de León (17-10-2015)

El día 24 de septiembre de este año 2015, el Papa Francisco se convirtió en el primer Pontífice que ha hablado ante el Congreso de Estados Unidos de América. Humildemente atribuyó la invitación al hecho de ser un hijo de ese gran continente, consciente de que “cada hijo o hija de un país tiene una misión, una responsabilidad personal y social”.

Para comenzar, recordó que los políticos y legisladores “están llamados a defender y custodiar la dignidad de sus conciudadanos en la búsqueda constante y exigente del bien común”. Como Moisés, han de mantener la conciencia de unidad por medio de leyes justas y proteger la imagen y semejanza plasmada por Dios en cada vida humana.

En su discurso evocó la figura de Abraham Lincoln, Martin Luther King, Dorothy Day y Thomas Merton. “Con su vida plasmaron valores fundantes que viven para siempre en el alma de todo el pueblo” y aportan todavía una manera de ver y analizar la realidad.

Del Presidente Abraham Lincoln, el defensor de la libertad, dedujo el Papa la necesidad de “combatir la violencia perpetrada bajo el nombre de una religión, una ideología, o un sistema económico”. La verdadera política tiende a proteger la libertad de las religiones, de las ideas, de las personas y a superar la tentación de dividir a los hombres en buenos y malos, en justos y pecadores.

Recordando a Martin Luther King y su sueño de libertad, evocó la colonización antigua, las inmigraciones recientes y la actual crisis de los refugiados. Otra tentación contemporánea es la de descartar todo lo que moleste. Frente a ella la regla de oro nos lleva a buscar para los demás las mismas posibilidades que deseamos para nosotros, a custodiar y defender la vida humana en todas las etapas de su desarrollo y a llegar a abolir la pena de muerte.

Al nombrar a la Sierva de Dios Dorothy Day, fundadora del Movimiento del trabajador católico, subrayó el Papa que “su activismo social, su pasión por la justicia y la causa de los oprimidos estaban inspirados en el Evangelio, en su fe y en el ejemplo de los santos”. Su ejemplo nos recuerda que “la lucha contra la pobreza y el hambre ha de ser combatida constantemente, en sus muchos frentes, especialmente en las causas que las provocan”.

Además, citó el Papa al monje cisterciense Thomas Merton, “un hombre de oración, un pensador que desafió las certezas de su tiempo y abrió horizontes nuevos para las almas y para la Iglesia, que fue también un hombre de diálogo, un promotor de la paz entre pueblos y religiones”. Su figura nos lleva a condenar el incremento y la venta de armas.

Así pues, estas cuatro personas representan cuatro importantes sueños: “Abraham Lincoln, la libertad; Martin Luther King, una libertad que se vive en la pluralidad y la no exclusión; Dorothy Day, la justicia social y los derechos de las personas; y Thomas Merton, la capacidad de diálogo y la apertura a Dios”.

José-Román Flecha Andrés

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.