Internacional

Uruguay: Tras 60 años el “fuego interior” del Opus Dei se ha propagado y multiplicado

Uruguay: Tras 60 años el “fuego interior” del Opus Dei se ha propagado y multiplicado

La “Obra” en el Uruguay “ha contribuido a propagar el incendio del fuego del amor de Dios, de la vida cristiana sólida y se ha multiplicado”, aseveró el Cardenal Daniel Sturla, en la misa de acción de gracias por los 60 años del Opus Dei en ese país, celebrada este 20 de octubre.

Más de 700 personas colmaron la Catedral Metropolitana en esta Eucaristía concelebrada por el obispo de Canelones, monseñor Alberto Sanguinetti, el vicario del Opus Dei en Uruguay, monseñor Carlos M. González Saracho, el párroco de la Catedral Metropolitana, Pbro. Juan González, entre otros.


Durante toda la misa hubo presbíteros disponibles para administrar el sacramento de la Reconciliación. El coro, compuesto por aproximadamente 10 personas, intervino de forma solemne invitando al recogimiento.

El 20 de octubre de 1956 el Padre Agustín Falceto y el Padre Gonzalo Bueno (ambos españoles y en actividad al día de hoy) llegaban a Montevideo para comenzar la labor apostólica de la Obra. En una carta de junio de 1963 el fundador de la Prelatura, San Josemaría Escrivá, les decía: “Queridísimos, que Jesús me guarde a esos hijos. No sabéis cuánta alegría me dan vuestras cartas. Os encomiendo continuamente y estoy seguro de que el Señor y la Santísima Virgen seguirán bendiciendo vuestra labor. Rezad por mí. ¡Cómo me gustaría ir a veros! Os bendice cariñosamente vuestro Padre”.

“Uno puede ver las obras materiales que demuestran la fecundidad del Opus Dei en nuestras tierras”, señaló al inicio de su homilía el Cardenal Sturla, al tiempo que mencionó varios de los emprendimientos en Uruguay: la Universidad de Montevideo, los colegios Los Pilares y Monte VI, el centro educativo Los Pinos, las residencias universitarias Del Mar y Montefaro, los centros de estudio Miradores y Lantana, entre otros.

“Pero el tema no es una enumeración de obras sino, lo que cuenta, es el fuego interior, la espiritualidad que pone su foco en el llamado a la santidad (…) no `a pesar de´, sino precisamente `en´ el mismo trabajo que se transforma así en camino de vida cristiana”, aclaró el Arzobispo de Montevideo.

El Cardenal calificó todas las iniciativas de la Prelatura como “focos de irradiación del espíritu cristiano”. A continuación, citó testimonios de personas que integran la Obra en los que se manifiestan “una realidad vital que toca las decisiones personales más íntimas”. También se refirió a las familias, propias de los supernumerarios, los fieles de la Prelatura que, sin compromiso de celibato, se involucran a pleno en el apostolado del Opus Dei con la disponibilidad necesaria para cumplir sus obligaciones familiares, profesionales y sociales. “Cuánto se admira en el Opus Dei la generosidad de las familias numerosas”, remarcó.

Luego Sturla trajo a colación un pasaje de “Camino”, uno de los libros más difundidos de San Josemaría: “Que busques a Cristo, que encuentres a Cristo, que ames a Cristo”. Expresó su alegría de celebrar ese acontecimiento especial.

En Uruguay “estamos en un momento clave, de nueva evangelización”, subrayó, y añadió: “Queremos ser como dice el Papa Francisco, con una imagen bien gráfica, ‘hospital de campaña’ que cura a tantos heridos con cierta urgencia porque el momento no está para cirugía estética sino para realizar las intervenciones necesarias que buscan resultados eficaces… sabiendo que, en definitiva, no se trata de ser exitosos según el mundo, sino de ser fecundos según el Evangelio”.

El Arzobispo aludió a los cinco programas evangelizadores de la Arquidiócesis con los que se buscan “acciones concretas”. “¡Qué alegría vivir este fuego evangelizador! No somos cristianos achicados ni agrandados sino cristianos contentos de ser cristianos”, reiteró el Cardenal.

“Al Opus Dei  lo queremos con todo su ardor apostólico y la riqueza de su aporte específico, en el marco felizmente variado de la Iglesia, en total sintonía con esta Iglesia particular, sintiendo con ella, compartiendo sus propuestas y programas evangelizadores”, concluyó el Arzobispo de Montevideo.

Luego de la homilía, los presentes aplaudieron como gesto de agradecimiento al Cardenal por sus palabras.

Al final de la misa el Padre Bueno tomó la palabra y pidió un aplauso para el Padre Falceto, quien hizo cabeza varios años en el inicio por encargo de San Josemaría Escrivá de Balaguer. Agradeció a muchas personas que los ayudaron en los primeros tiempos, siendo acogidos con hospitalidad. “El secreto para todo lo que hacemos en el Opus Dei nos lo dio San Josemaría: alegría, oración y trabajo”, reveló.

Fuente: Conferencia Episcopal Uruguaya

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.