Revista Ecclesia » Uruguay: “Transparencia de Evangelio”, primera carta pastoral del Cardenal Sturla
Internacional

Uruguay: “Transparencia de Evangelio”, primera carta pastoral del Cardenal Sturla

Uruguay: “Transparencia de Evangelio”, primera carta pastoral del Cardenal Sturla

En el marco de la Eucaristía que presidió en la Catedral de Metropolitana para celebrar la Fiesta de los Patronos de la Arquidiócesis San Felipe y Santiago, el pasado martes 5 de mayo, el arzobispo de Montevideo, Cardenal Daniel Sturla, presentó su Primera Carta Pastoral denominada: “Transparencia de Evangelio”.

Ante cientos de personas entre sacerdotes, religiosos/as, diáconos, seminaristas y laicos, el Arzobispo de Montevideo presentó su Carta Pastoral que, aclaró, no son orientaciones pastorales, sino 8 intuiciones fundamentales sobre el caminar de la Iglesia arquidiocesana, que pretenden ser un aporte y una reflexión del Obispo dirigida a su comunidad, “a la que ama y quiere servir”.

El Arzobispo agregó que esas 8 intuiciones fundamentales “son para que las pensemos, las reflexionemos” y “quieren ser un estímulo en nuestra vida cristiana. Ser el horizonte inspirador hacia el cual caminamos”.

“Yo no amo a la Iglesia ideal. Amo a esta Iglesia concreta, es más, me he casado con ella y el anillo que usan los obispos significa esta alianza esponsal del obispo con su Iglesia. Amo a esta Iglesia, miro su historia, veo sus desafíos actuales, atento a las orientaciones pastorales que con otros obispos del Uruguay hemos hecho. Con todo esto, he pensado, he reflexionado, he rezado, pero también he consultado a aquellos que son mis colaboradores más cercanos y de ahí han ido surgiendo estas ocho intuiciones fundamentales para nuestro camino”, subrayó el Cardenal Sturla en su homilía. “Señalan el horizonte.Y me lleno de esperanza en proponérselas”, destacó.

El Arzobispo de Montevideo advirtió que estas intuiciones “no son alta teología, ni pretenden abarcar todos los temas” pero “tienen que ver con nuestra vida de hoy. Con lo que Cristo el Señor nos puede hoy subrayar”.
“No caen de la estratósfera, ya de hecho las estamos viviendo, pero quiero al subrayarlas y proponérselas, que sean un estímulo de esperanza para el presente y el futuro de nuestro caminar como Iglesia”, puntualizó el Pastor.

Al aludir al título de la carta: “Transparencia de evangelio”, el Arzobispo reconoció que “más de una vez en la complejidad de mi propia vida y en una mirada a la realidad de tanta gente… en la realidad cruda de la historia, más de una vez me he preguntado, ¿el evangelio es real o es sólo utopía? Si es una señal de hacia dónde caminar o es también camino; si es algo a descubrir en un más allá inalcanzable o es también respuesta efectiva en el acá más duro y complejo de la marcha; si es sólo un manojo de ilusiones, válidas y hermosas ciertamente, o es concretez real de una presencia viva”. A modo de respuesta, el Arzobispo expresó su deseo de transmitir lo que ha recibido, su Fe. “Yo creo en el Señor, que es camino y no solo meta, y además se hace compañero en la caminata; que es verdad, que nos impulsa en muchas búsquedas, pero que también es respuesta concreta y efectiva a lo que vivo hoy y aquí; que es vida que nos llena de esperanza hacia el futuro, pero también es ya presencia palpitante en la trama compleja de mi historia, de nuestra historia”, afirmó.

“Por eso el Evangelio es vida que estamos llamados hoy nosotros a transparentar. No nos podemos quedar guardaditos con el tesoro que hemos recibido por pura gracia”, sostuvo el Cardenal Sturla en su homilía al presentar su primera Carta Pastoral.

En su prédica, el Arzobispo recordó que “las piedras de esta catedral, desde sus cimientos, son un himno a la fe de las generaciones que nos precedieron. Hoy somos nosotros, piedras vivas, que aclamamos y decimos desde lo profundo del corazón: Cristo vive!!!!”. Refiriéndose a la Fiesta de los Santos Patronos que la comunidad arquidiocesana estaba celebrando, el Arzobispos planteó que “podemos mirarnos unos a otros y decir: ¿nosotros Señor? ¿`la `isla atea´ del continente creyente´, como titulaba estos días una noticia periodística hablando del Uruguay y las proyecciones hacia futuro de porcentajes de creyentes y no creyentes? Nosotros, ¿pequeño grupo reunido a celebrar a los patronos de la Arquidiócesis?”.

“Mirándonos a la cara y viéndonos pequeños y frágiles nos podemos asustar como aquellos discípulos que sufrieron la tormenta en la barca. Pero si tenemos fe, como un granito de mostaza, seremos capaces de mover la montaña de la indiferencia, del escepticismo, de la frialdad de la ausencia de Dios”, enfatizó.

“Por eso, porque tenemos fe, aportamos a nuestra sociedad el calor y la luz del evangelio”, aseveró el Pastor.

“Desde los apóstoles a nosotros. Desde San Felipe y Santiago, nuestros patronos, pasando por la fe de los que fundaron esta ciudad, por la fe de Artigas y nuestros próceres, por la de Jacinto Vera, mañana aniversario de su muerte, de la madre Rubatto, de las mártires Dolores y Consuelo cuyos restos están aquí en la Catedral, de Francisco Bauzá, del Padre Cacho: Jesús es el camino, la verdad y la vida”, recalcó.

Al finalizar su homilía, el Arzobispo encomendó a María “nuestra marcha como Iglesia en Montevideo” y su Primera Carta Pastoral “confiando que pueda ser también un estímulo para anunciar a su Hijo: camino, verdad y vida”.

Fuente: Conferencia Episcopal Uruguaya



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada mes, en tu casa

Últimas entradas