Revista Ecclesia » Una universidad católica británica abre el Centro de Investigación sobre Religión y Sociedad Benedicto XVI
Internacional

Una universidad católica británica abre el Centro de Investigación sobre Religión y Sociedad Benedicto XVI

Una universidad católica británica abre el Centro de Investigación sobre Religión y Sociedad Benedicto XVI como ámbito de libertad religiosa

 Friedich Bechina, subsecretario de Educación Católica de la Santa Sede: “No he conocido a nadie con menos miedo a la verdad que el Papa emérito”

 La ex secretaria de Estado para la Educación de Reino Unido, Ruth Kelly, actual pro Vice Canciller de la Universidad Católica St. Mary’s en Twickenham (Londres) inauguró el pasado 5 de mayo el Centro de Investigación sobre Religión y Sociedad Benedicto XVI con sede en dicha universidad. Al acto acudió Monseñor Friedich Bechina, subsecretario de la Congregación para la Educación Católica de la Santa Sede.

Este centro tiene vocación de convertirse en un referente mundial en el estudio de la relación entre religión y sociedad, con socios como diversas universidades del Reino Unido y de América del Norte.

Durante la inauguración, Monseñor Friedich Bechina, subsecretario de la Congregación para la Educación Católica de la Santa Sede, ofreció la visión general y el espíritu que se desea para esta institución. En su discurso, se preguntó “por qué asistir a la apertura de un Centro Universitario de Investigación sobre sociología de la religión cuando la Iglesia gestiona 1500 universidades en el mundo y algunas de ellas abren hasta 5 veces al año centros como este. La razón para aceptar esta invitación, si analizamos la creciente secularización de la sociedad moderna, es que al preguntarnos dónde está el foro desde el cual la Iglesia hablará al mundo en el futuro próximo en la esfera pública, debemos concluir que es la Universidad. La libertad religiosa del individuo está bastante bien asegurada, pero la libertad religiosa de la Iglesia como tal, la libertad de expresar su misión en la esfera pública no podemos darla por supuesta”, comentó.

Bechina aseguró que “algunos estados actualmente están reduciendo la presencia de símbolos religiosos en la esfera pública. Así lo que en el pasado se veía una amenaza a la hora de hablar de la religión, es ahora el lugar más seguro para hacerlo, pues no puede ningún poder público silenciar la Universidad”.

La libertad, un concepto clave

Bechina destacó que es cosa muy significativa el haber nombrado el Centro con el nombre de Benedicto XVI, y la razón principal que inspira el espíritu de esta Universidad porque el rigor, junto a la libertad académica, es la mayor garantía para la Iglesia a la hora de hablar a la sociedad. “Y la libertad es un concepto clave en el Papa Benedicto XVI”, dijo.

“No he encontrado en mi vida demasiada gente como Benedicto XVI que no tenga ningún miedo a la libertad y a la verdad. En ningún momento podía tener el pensamiento de que habría que crear lugares donde la gente estuviera protegida de ciertas ideas sino que más bien, animaba a la iglesia y a las universidades a buscar la verdad, entrando en diálogo con todo tipo de gentes, con toda confianza de que el mensaje que se nos ha entregado y por el cual murió Jesucristo es algo que no encuentra contradicción con la verdad. La universidad es un lugar para buscar la verdad y por eso hay motivo para que yo esté hoy aquí”, afirmó Friedich Bechina.

El subsecretario pontificio de Educación Católica señaló que “Hace unos meses los ministros de Educación de la Unión Europea en una reunión convocada hace más de un año sobre la educación como instrumento contra el terrorismo y la violencia nos enfrentamos a retos de difícil solución y comprensión.  Alguien dijo que la sociedad de mañana depende de la Universidad de hoy pero, ¿podemos decir que los terroristas son gente no educada? En el Estado Islámico hay  graduados de Oxford o de universidades americanas. Pero les faltaba algo. Les falta visión, les falta convicción. Les falta esperanza. Así la respuesta a la pregunta de cómo educar los jóvenes no es solamente dándoles instrucción personal. No creemos que nuestra fe tenga la respuesta y solución a todos los problemas, pero sí creemos que tenemos un mensaje de esperanza en la determinada persecución de la verdad propia de las actividades de una verdadera Universidad Católica”.

“Esta es la razón por la que estoy aquí: aprender cómo podemos realizar esto.  Buscaremos con los resultados de nuestra investigación no solo habilidades y competencias, sino dar un mensaje de esperanza que no es solamente un mensaje más sino la misión de esta Universidad”.

Uno de los intelectuales de Europa

Por su parte, la ex secretaria de Estado de Educación británica Ruth Kelly, y actual pro Vice Canciller de la Universidad Católica St. Mary’s, abrió la ceremonia destacando que “este acontecimiento fundacional representa un muy significativo paso hacia delante en la verdadera tradición de la Universidad Católica”. El centro está inspirado por el pensamiento de Benedicto XVI sobre la belleza y primacía de la Verdad.

St Mary’s University aprobó la creación del Centro en 2015, año que marcaba el quinto aniversario de la histórica visita del Papa Benedicto XVI a la misma Universidad.  En el primer trimestre de 2016, la Santa Sede aprobó el uso del nombre del Papa emérito para este centro de investigación sobre Religión y Sociedad. Kelly afirmó que “es especialmente significativo por ser durante muchos años Benedicto XVI un contribuidor estelar en el ámbito tanto público como académico en el tema de religión y sociedad en la esfera pública, y el Centro llevará a la Universidad que lo alberga a ulteriores metas muy ambiciosas”.

Durante el acto de apertura, el director del nuevo centro, el doctor Stephen Bullivant afirmó que “Benedicto XVI ha sido durante décadas uno de los intelectuales más destacados de Europa, circunstancia que quedó eclipsada solamente por el hecho de ser elegido Papa. Y este protagonismo en el ámbito intelectual de Europa tuvo su punto culminante en el diálogo en Múnich entre Benedicto XVI y Jürgen Habermas otro de los intelectuales más destacados del pensamiento europeo”.

Bullivant desveló que en los orígenes de este centro para estudiar de modo sistemático la Religión y la Sociedad en el mundo contemporáneo, está el impacto que supuso la Constitución Apostólica de Juan Pablo II Ex Corde Ecclesia sobre las universidades católicas y de qué manera las universidad existen por la Iglesia y para servir a la Iglesia, objetivo de St Mary’s desde su fundación en 1850.   

“La idea de san Juan Pablo II sobre una universidad católica es aquella en que las diferencias, respetando las propias lógicas, se pueden encontrar a dialogar y conversar pero siempre en conexión con la teología, y esto es específicamente lo que hacemos en el centro Benedicto XVI para el estudio de la Religión y la Sociedad”, explicó el director del centro.

En 2010, Benedicto XVI invitaba a los reunidos en este mismo salón, a la contribución al diálogo y la razón: “la religión no constituye un problema para los legisladores en ningún momento, sino una contribución vital a la conversación de la nación”.

Estudio sistemático de Humanae Vitae

Entre las reflexiones que ya se han iniciado figura el estudio sistemático de la encíclica de Pablo VI, Humanae Vitae y su influencia en la vida católica posterior, que agrupa a especialistas de los campos de la ética, la teología y la sociología. Otro área de estudio es será la no-religiosidad, que abarca el ateísmo, agnosticismo y la falta de identificación con cualquier religión, la llamada non-religion, incluso convertida en ocasiones en una religión en sí misma. Para ello, colabora St Mary’s con otras universidades del Reino Unido, como la Queen’s University de Belfast, la Universidad de Coventry, y el University College de Londres.

El Papa Benedicto propuso que debería haber “no sólo un diálogo interreligioso sino un diálogo también con la gente para la que la religión no es algo desconocido”. En esta línea, el Consejo Pontificio de la Cultura creó el  Atrio de los Gentiles.

“Incluso los obispos de Inglaterra y Gales decidieron potenciar esta idea de Benedicto XVI por la que hemos estado trabajando, es una unidad de investigación empírica pastoral qué otros países como el subcontinente de Australia ya han desarrollado; la nueva evangelización se ha tenido que ir moviendo más y más hacia las ciencias sociales para la comprensión de la sociedad y para ofrecer la guía adecuada al hombre moderno en la nueva evangelización”, comentó Bullivant.

La mejor manera de seguir los trabajos del Centro Benedicto XVI para el estudio de la Religión y la Sociedad es a través de las redes sociales como Facebook o Twitter.

Jordi Picazo, enviado especialFuente y texto completo



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa