Revista Ecclesia » Una travesía hacia la libertad: De Afganistán a Milán, pasando por el campo de refugiados de Lesbos
Destacada Internacional Última hora

Una travesía hacia la libertad: De Afganistán a Milán, pasando por el campo de refugiados de Lesbos

Primero vivieron el horror de la violencia en su Afganistán natal, después el ejercicio de supervivencia en el campo de refugiados de Moria, en la isla griega de Lesbos, que quedó calcinado por un incendio en septiembre de 2020. Allí perdieron lo poco que tenían. Después les siguieron noches a la intemperie, prácticamente sin comida y sin la posibilidad de acceder a medicamentos. Sin embargo, después de una larga travesía, tras vencer los problemas derivados de la pandemia,  esta familia afgana de etnia hazara ha sido acogida en Italia, donde están siendo acompañados por la comunidad de Sant’Egidio, que nos narran su historia.

El sueño de esta familia monomarental, como la historia de Waad Khairallah, cristiano perseguido de Irak con el que pudimos hablar en ECCLESIA, era poder encontrar un lugar donde poder empezar de nuevo. Gracias los corredores humanitarios, impulsados por este movimiento de laicos con presencia en todo el mundo y que se ocupan de acompañar a los desamparados,  junto a las iglesias protestantes y la sociedad civil, han conseguido darles cobijo. El nuevo hogar de esta madre afgana con sus tres hijos está en el Sur de Milán, donde están siendo atendido por Sant’Egidio. «A new life», exclamó con emoción una de las niñas al llegar a la estación central de Milán, anticipando que el destino será mejor que el pasado que quieren dejar atrás.

Sin el sonido de las bombas de fondo

Esta familia pertenece a un grupo de 40 refugiados que aterrizó en Roma el pasado 17 de mayo desde Lesbos gracias a la colaboración de las autoridades griegas y el apoyo de la Comisión Europea. Para los tres niños, este nuevo comienzo significa la posibilidad de asistir a la escuela, permanentemente amenazada en su país de origen donde hace apenas unas semanas, los terroristas talibanes acabaron con la vida de 84 personas al colocar un coche bomba y dos explosivos contra una escuela femenina de la minoría chií hazara en Kabul.

Hoy, todos estos migrantes, empiezan una nueva vida lejos de la violencia y los horrores  del fanatismo. Hoy, para estas niñas, comienza la posibilidad de estudiar sin sentir miedo. Los corredores humanitarios han permitido que desde febrero de 2016, más de 3,500 personas hayan llegado de forma segura a Italia, Francia, Bélgica y Andorra procedentes de los campos de refugiados de Lesbos y Líbano, con un itinerario personalizado para su integración, que incluye la enseñanza del idioma del país de acogida, apoyo para la búsqueda de empleo, un lugar donde vivir y una adecuada escolarización y atención a los menores.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa