Por la calle Última hora

Una piedra de la Luna, por Txomin Pérez

El de seis años que anda por casa tiene la imaginación y la ilusión por vivir a tope de funcionamiento. Cada día es un regalo. No hace mucho, a la salida del cole… le veo venir envuelto en misterio misterioso. Y me dice al oído: «Papi, he encontrado una cosa que no te puedes ni imaginar… te la voy a enseñar». Y allá vamos, a buscar lo escondido en el patio. «Mira… esta piedra es blanca y tiene agujeros. Esta piedra solo puede ser de la Luna. Si contamos esto al telediario nos vamos a hacer famosos en todo el mundo».

Por supuesto… la piedra —que no cabe duda que es de la Luna— la tenemos en casa. A ver si nos ponemos un día de estos con la estrategia de comunicación del descubrimiento.

Su imaginación, su ilusión y sus ganas de vivir son una tabla a la que agarrarse en estos tiempos oscuros. Te queda claro que no está permitido bajar los brazos y que hay momentos en los que hay que dar el «do de pecho». Y la Navidad que está a las puertas es uno de esos momentos.

Tenemos que estar agradecidos de vivir de nuevo la Navidad. Dispuestos a acoger en nuestra vida al Niño Dios. Y preparados para devolver, a los de seis años, la alegría que nos regalan cada día. Corresponder con creces a su entusiasmo diario. Y recordad que en Navidad… Dios se hace pequeño para que podamos verlo entero. Disfrutemos contemplando la maravilla. ¡Feliz Navidad para todos!

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME