Internacional

Una misionera vizcaína, ante el derramamiento de petróleo en la Amazonía

Iraide Donaire, misionera vizcaína, natural de Durango, lleva en Ecuador desde el mes de julio de 2019, trabajando en el equipo misionero del Vicariato Apostólico de Aguarico, en la Amazonía ecuatoriana. Fue enviada por Misiones Diocesanas y permanecerá allí por un periodo de dos años. El equipo de prensa de la diócesis de Bilbao ha hablado con ella tras el derrumbamiento que se produjo el pasado 7 de abril, a consecuencia de una rotura de los tubos donde se transporta el petróleo, que produjo un gran derrame que ha contaminado los ríos Napo y Coca. “Esta situación —explica Iraide— afecta sobre todo a las comunidades indígenas que, en su día a día beben agua de ahí, cocinan con esa agua, se bañan en esa agua y también estaban pescando mucho pero ahora, por esa situación, los peces se han muerto”.

Donaire comenta que, en el Vicariato, desde el primer momento han estado preocupados por esta situación por las personas y viendo que las petroleras y los gobiernos han intentado tapar esta información, “por nuestra cuenta hemos ido informándonos, publicando, comunicando y denunciando esta situación en diferentes medios de comunicación”. Han empezado a llegar algunas ayudas materiales que están coordinando con el ayuntamiento para que llegue a las comunidades y las personas que trabajan en la misión con la pastoral indígena se han acercado a la comunidad para ver cómo está la gente y también para documentar con fotos y vídeos la situación que están viviendo, dándoles voz.

Su experiencia

Antes de partir hacia Ecuador, Iraide participaba en el movimiento Eskaut como monitora y en su Unidad Pastoral (UP) de Durango. Ya había viajado otras veces a Ecuador para tomar parte en diferentes labores misioneras de cooperación y pastoral, como cuenta en este vídeo elaborado con motivo de la última campaña de Misiones de este año. Tras un proceso, decidió tener una experiencia más profunda y dar su vida a la misión y hace varios meses que comenzó esta experiencia. En este vídeo nos da a conocer varios de los proyectos en los que colabora en la actualidad: En Casa Paula, donde se acoge a mujeres, jóvenes y menores que pasan por situaciones difíciles de violencia y ahí pueden pasar el tiempo que necesiten; también colabora en Pastoral de la Salud y en el proyecto de eliminación de los “mecheros de la muerte” que son la chimenea que quema el gas que se genera de la extracción del petróleo y causan graves problemas de salud a los pueblos, o en el de los basureros que contaminan los ríos y en la misión en las comunidades kichwas, suhar y huarani.

REPAM

Hace unos días la Red Eclesial Panamazónica–REPAM Ecuador, se pronunció sobre este derramamiento de crudo y exigió acciones concretas de las autoridades y de las entidades pública y privada, y que asumiesen la responsabilidad ambiental y social de este hecho.

La RED ECLESIAL PANAMAZÓNICA DE ECUADOR– REPAM Ecuador articula la presencia eclesial de los Vicariatos Apostólicos de Sucumbíos, Aguarico, Napo, Puyo, Méndez y Zamora; los Obispos; los equipos de Pastoral Social Cáritas; Pastoral Indígena y Servidores de la Iglesia Católica de las Nacionalidades Indígenas del Ecuador–SICNIE Amazónico; Pastoral Juvenil de la región Amazónica; Conferencia de Religiosos y religiosas del Ecuador–CER; Misioneras Lauritas, la Secretaría General de Pastoral Social Cáritas y la Secretaría Ejecutiva de la REPAM.

Print Friendly, PDF & Email