Opinión

Una foto actual del laicado

El Congreso Nacional de Laicos no es un evento convencional. Con él no buscamos reunir a algunos de los máximos especialistas en el tema central del encuentro para que nos den su visión experta de esa realidad, sino llevar a cabo un ejercicio de discernimiento —personal y comunitario— ayudados de una serie de claves. Estas claves serán el fruto del trabajo preparatorio que están desarrollando sendos equipos integrados por personas de diferentes procedencias, quienes conectarán sus contenidos con lo aportado por quienes hemos participado en el proceso; además, particularmente en el caso de la ponencia final, incorporarán igualmente las propuestas planteadas por los congresistas en los grupos de reflexión. En definitiva, se van a presentar dos conferencias que, aunque llevarán el sello personal de quienes las comuniquen —pues las harán suyas y se valdrán de sus talentos personales—, en cierto sentido, hemos elaborado entre todos como expresión de la sinodalidad que está marcando este proceso.
La primera de ellas, partiendo de un breve recorrido histórico, nos permitirá situarnos en el momento presente, profundizar en las razones por las cuales hemos convocado este Congreso y concretar algunos desafíos sobre los que habremos de reflexionar colectivamente sobre la base de las experiencias y testimonios que se nos presentarán en los Itinerarios. Ofrecerá una foto actual del laicado en la Iglesia española. Hablará de nosotros, de cómo estamos y a qué estamos llamados. No en vano, ser conscientes de nuestra concreta realidad, de las luces y sombras que observamos, es la premisa imprescindible para, reconociendo todo lo bueno que hay en ella, tratar de mejorarla.

Print Friendly, PDF & Email