pablo-vi
Opinión

Una declaración de Pablo VI, por José-Román Flecha Andrés en Diario de León (27-9-2014)

Una declaración de Pablo VI, por José-Román Flecha Andrés en Diario de León (27-9-2014)

El día 21 de septiembre se celebra en la Iglesia la fiesta de la presentación de María en el Templo. Es esta una fiesta de origen oriental que se inspira en textos antiguos como el llamado Protoevangelio de Santiago. Sin embargo, con frecuencia ha sido representada por los maestros de la pintura y la escultura cristianas.

Pues bien, en esa fecha del año 1964, en la Basílica de San Pedro en el Vaticano se clausuraba la tercera etapa del Concilio Vaticano II. Tras la votación final de la constitución sobre la Iglesia y los decretos sobre el ecumenismo y las Iglesias orientales, estos documentos eran promulgados solemnemente por Pablo VI.

En la homilía que pronunció aquella mañana, el Papa insistía especialmente en la constitución sobre la Iglesia. De hecho confiaba él que la doctrina sobre el misterio de la Iglesia, allí explicada, habría de producir abundantes frutos en todos los católicos. Esa confianza se apoyaba en algunas esperanzas concretas:

  1. Los fieles podrían admirar el rostro de la Iglesia, que quedaba ahora más evidente y mejor delineado.
  2. Con ello podrían todos contemplar la hermosura de la Iglesia como madre y maestra.
  3. Al mismo tiempo, habrían de advertir la sencillez y la majestad de esta venerable institución.
  4. Es más, podrían ver en la Iglesia un verdadero milagro, por su fidelidad histórica, por la armonía de su vida social, por su excelente legislación y por su continuo progreso.
  5. En la Iglesia habrían de descubrir a la vez lo humano y lo divino, puesto que en esta comunidad de personas que creen en Cristo resplandece el Cristo total, nuestro Salvador.

Algunos podrían considerar que esta presentación de la Iglesia la alejaba de los hombres de hoy. Sin embargo, según el Papa, la Iglesia “trata de comprenderlos mejor, de participar en sus amarguras y en sus legítimas aspiraciones, de apoyar sus esfuerzos por conseguir la prosperidad, la libertad y la paz”.

De todas formas aquella intervención de Pablo VI había de ser recordada sobre todo por el homenaje que tributó a María, la madre de Jesús. La constitución sobre la Iglesia dedicaba a María un capítulo importante, aunque algunos hubieran preferido que el Concilio le hubiera dedicado un documento específico. Como para satisfacer a unos y otros, de forma solemne el Papa declaraba a María como “Madre de la Iglesia”. Al mismo tiempo determinaba que “todo el pueblo cristiano honre a María y se encomiende a ella con este dulcísimo título”.

La razón de ese título encontraba una lógica explicación en las palabras del Papa. Si María es la Madre de Cristo, al que reconocemos como Cabeza del Cuerpo místico que es la Iglesia, ha de ser tenida también por Madre de la misma Iglesia.

Al cumplirse cincuenta años de aquella proclamación es fácil observar con qué naturalidad ese título de María, decidido por Pablo VI, ha penetrado en la piedad popular y en la conciencia de toda la Iglesia.

 

José-Román Flecha Andrés

 

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.