Revista Ecclesia » Un viaje a Tierra Santa (Capítulo II)
flor
Opinión

Un viaje a Tierra Santa (Capítulo II)

Un viaje a Tierra Santa (Capítulo II)

Capítulo Segundo

         De Cesarea viajamos al Monte Carmelo subiendo por una carretera que termina en una bella y hermosa explanada, donde se encuentra el monasterio carmelita del profeta Elías, un monumento piramidal  acabado en forma de cruz que recuerda a los soldados franceses de Napoleón caídos en el año 1799, el hospicio Stella Maris y el faro del puerto de Haifa a una altura de 180 metros sobre el nivel del Mar Mediterráneo.

 El monasterio carmelita, en forma de fortaleza, se levanta sobre una cueva donde vivió el profeta Elías. En el centro del monasterio se halla un templo de cruz griega con su cúpula. Sobre el altar se eleva una imagen de nuestra señora del Monte Carmelo. Se cree que aquí se le apareció la Virgen María al ermitaño Simón Stok entregándole el escapulario del Monte Carmelo.

El Monte Carmelo es la cuna de la Orden de los Carmelitas, fundada  en 1112. En el siglo XIX, dicha orden religiosa llega a Occidente y se extiende por toda Europa bajo la advocación de la Virgen del Monte Carmelo o del Carmen, cobrando gran importancia en España, a partir del siglo XVI, mediante la reforma de santa Teresa de Jesús y de san Juan de Ávila. Los marinos, marineros y pescadores le tienen gran devoción considerándola su patrona. En su honor, el día de su fiesta, el dieciséis de julio, organizan y celebran grandes festejos en todos los puertos del mar.

La explanada del Monte Carmelo es un gran mirador, desde donde podemos divisar un bello horizonte y disfrutar un panorama encantador y relajante con un cielo azul, limpio y estrellado y con unos amaneceres y atardeceres radiantes de luz y color sobre la ciudad de Haifa y  sus aguas tranquilas del mar Mediterráneo. Es tercera ciudad en importancia de Israel, con una población de unos trescientos mil habitantes.

Del Monte Carmelo viajamos a la ciudad de Haifa que posee un puerto natural marítimo, el más grande de Israel, siendo la gran entrada y salida de todo el material pesado y de mercancías de Israel. Tiene una gran zona industrial de acero, hierro, cemento, electrónica, química, electricidad, vidrio, depósitos para almacenar y una refinería de petróleo, junto con una hábitat residencial de chalets y de edificios clásicos judíos, de dos y tres plantas en la ladera del Monte Carmelo y en la llanura de la costa, rodeados de espacios verdes y de calles llenas de árboles.

Haifa, más reciente que Tel-Aviv, ocupa un lugar excepcional e ideal por sus condiciones climáticas naturales y por su desarrollo urbanístico, girando todo sobre su excepcional puerto de mar. Es una ciudad de gran futuro con su universidad y aeropuerto. En esta ciudad, en su ladera del Monte Carmelo, se encuentra el templo de Bahai de los religiosos drusos con una enorme cúpula dorada, los cuales se consideran parientes de los hebreos israelitas, por ser Jetró, suegro de Abraham. Este templo nos recuerda el lugar donde las oraciones de los drusos a Baal fracasaron, mientras  que las del profeta Elías a Yavet tuvieron éxito obteniendo fuego de los cielos.

De Haifa, partimos a la ciudad de Tiberias atravesando la Baja Galilea, cruzada de numerosas carreteras, desde las cuales divisamos pintorescos pueblos de construcción clásica árabe en las laderas de las montañas, llegando a dicha ciudad, la cuarta más importante de Israel. En el año 21 después de Cristo, la ciudad de Tiberias fue fundada por Herodes Antipas, hijo de Herodes, el Grande, rey de Palestina, en memoria y agradecimiento al emperador romano Tiberio César por haberle nombrado tetrarca de Galilea y Perea. Destruida la ciudad de Jerusalén en el año 70 por los romanos, fue refugio  de políticos y rabinos judíos. Aquí, en el año 200 después de Cristo, estos compilaron la Mishna, conjunto de códigos y leyes tradicionales judías.

A esta ciudad se trasladó el Sanedrín desde Tzipori. En ella  completaron el Talmud de Jerusalén en el siglo IV y en ella se hallan enterrados números sabios judíos, entre ellos, Maimónides, filósofo y escritor del siglo XII. A lo largo de la historia Tiberias fue conquistada y ocupada por los árabes en el año 637, posteriormente por los Cruzados cristianos en el año 1099, por los turcos en el año 1242 y por las tropas británicas el año 1918 que como consecuencia de  la primera guerra mundial, el Reino Unido dio a Israel en el año 1948.

Tiberias se halla a 210 metros bajo el nivel del Mar Mediterráneo y con una temperatura de 30 grados. Tiene un clima delicioso en invierno con unas sencillas playas a las orillas del lago de Galilea, unas fuentes termales y una gran instalación hotelera. Nos alojamos en un hotel con aire acondicionado, sito en las orillas del lago de Galilea, en una zona muy turística, llena de restaurantes y hoteles, y muy concurrida por los peregrinos y por los turistas. Cenamos la típica comida árabe, rica y variada en especies, legumbres y pastas con pan ácimo y agua cristalina.

Continuaremos  en los capítulos siguientes.

José Barros Guede

A Coruña, 26 mayo del 2015

 

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada mes, en tu casa

Últimas entradas