Revista Ecclesia » Un trabajador de ALBOAN, Carlos Mejía Orellana, asesinado en Honduras
Internacional

Un trabajador de ALBOAN, Carlos Mejía Orellana, asesinado en Honduras

Asesinado en Honduras, un compañero de la ONG vasca ALBOAN que trabajaba denunciando las violaciones de Derechos Humanos en el país

Carlos Mejía, trabajaba en ERIC y RADIO PROGRESO, organizaciones dedicadas a la denuncia pública de las violaciones de derechos humanos, a la lucha contra la impunidad en el país y al acompañamiento de otros defensores/as de derechos humanos.
ERIC y RADIO PROGRESO han sido financiadas por Gobierno Vasco, a través de ALBOAN, con más de 2 millones de euros desde 2004.
Mejía fue apuñalado en su casa a pesar de las medidas de protección que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos le había asignado desde 2009 a raíz del golpe de Estado.

 Carlos Mejía Orellana, hondureño y miembro del equipo de ERIC y RADIO PROGRESO de la Compañía de Jesús en Honduras y apoyado por la ONG VASCA ALBOAN,  fue asesinado en su casa el pasado 11 de abril en la ciudad de El Progreso, Yoro. Mejía era uno de los miembros del equipo de ERIC y RADIO PROGRESO para quien la Comisión Interamericana de Derechos Humanos había requerido al Estado de Honduras medidas de protección en cuatro ocasiones para proteger su vida e integridad.

Tras el golpe de Estado del 28 de junio de 2009 contre el presidente constitucional Manuel Zelaya,  las circunstancias de trabajo del equipo humano de ERIC y RADIO PROGRESO se habían convertido en un asunto difícil con amenazas directas a más de 15 personas del equipo.

ALBOAN lleva trabajando con estas organizaciones pertenecientes y lideradas por jesuitas en Honduras desde hace más de 10 años y ha obtenido financiación pública de GOBIERNO VASCO desde 2004 de más de 2 millones de euros.

ALBOAN se une a todas las muestras de dolor en solidaridad con su familia y amigos.
Quiere condenar con contundencia este asesinato y exigimos al Estado Hondureño que se esclarezcan sin dilación las circunstancias de este asesinato y que no se atribuya a la violencia estructural en el país.
Por su memoria y la de otros tantos continuaremos trabajando por la justicia, la dignidad y los derechos humanos.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa