Firmas

Un proyecto de familia misionera. Comentarios a la carta de monseñor Carlos Osoro Sierra

Por Antonio DÍAZ TORTAJADA,  Sacerdote-periodista

“Cuando la familia expresa y manifiesta con su vida el proyecto que Dios mismo hizo para ella, deja traslucir lo que Él mismo es: Amor”, así comienza su carta semanal del arzobispo de Valencia, Carlos Osoro Sierra.

“Esta sociedad de crisis y de emergencias, de enfermedades y heridas, necesita de la familia cristiana”, añade el arzobispo Valenciano. “La familia cristiana ha supuesto en la historia de la civilización una institución de sanación de la humanidad, transformadora de las relaciones, ofertadora de vida, escuela de humanidad, maestra en el desarrollo de la persona como imagen de Dios, en mostrar la dignidad de la persona y cómo se ha de servir a esa dignidad, escuela que engendra libertad, fraternidad, servicio, entrega, fidelidad. La familia cristiana, su presencia en esta sociedad, es necesaria, urge su misión”.

Despues de estas afirmaciones el arzobispo de Valencia centra su reflexión en la escena significativa de los pastores de Belén quienes se encontraron a María, a José, y al Niño acostado en el pesebre. Encontraron al Niño Jesús, pero hallaron a una pequeña familia: madre, padre e hijo nacido.

“Desde entonces la familia humana, añade don Carlos Osoro, se ha convertido en un icono de Dios. Para nosotros, los cristianos, sabemos que Dios Trinidad es comunión de amor y la familia es, con todas las diferencias entre Dios y la criatura, expresión que refleja el Misterio del Dios amor”.

Después de esta introducción, el Arzobispo valenciano lanza con esta carta una propuesta para todas las familias cristianas, una propuesta que no quiere eliminar otras pertenencias, necesarias y que expresan la riqueza de la Iglesia. Pero sí es una propuesta que quiere ser manifestación de una Iglesia particular que se ha tomado en serio lo que el Papa Benedicto XVI nos viene diciendo, como es entrar en el dinamismo de la “nueva evangelización”.

Dice el arzobispo: “Llamo a todos los que estáis viviendo la fe en los movimientos de grupos de matrimonios, de familias, donde cultiváis de una manera especial lo que sois; os llamo también a los que pertenecéis a comunidades del estilo y carisma que fuere, lo mismo a las que os asociáis como familias para promover una educación cristiana de vuestros hijos a través de las asociaciones de padres; os llamo a tantas familias que vivís la fe en vuestra parroquia sin más y que os habéis tomado en serio ser cristianas. Estoy seguro que todas las familias, como miembros de la Iglesia que camina en nuestra Archidiócesis de Valencia, si nos unimos y promovemos el ser “familia misionera”, tendremos un vínculo esencial que, respetando el carisma de cada una, nos une a quien verdaderamente nos ha mostrado el rostro concreto del Señor, la Iglesia. Nos unimos por nuestra pertenencia eclesial. Hoy la familia cristiana está llamada a asumir el compromiso de ser familia misionera”.

Y propone a todas las familias, como “iglesia doméstica” para ser “misioneras” una serie de compromisos que nacen de ese amor de Dios que en la familia desean dejar traslucir: “ Un amor que es enteramente gratuito, que vive, manifiesta y hace perdurar en el tiempo la fidelidad sin poner ningún límite a la misma, que nunca deja al Amor que es Dios mismo, que se abre a la vida y que aporta unos lazos entre todos los miembros de la familia incomparables con nada, por las manifestaciones que tiene de unidad, de entrega, de servicio, de vivir los unos para los otros, de regalar lo que viven a quienes tienen alrededor

Los compromisos que propone al arzobispo de Valencia en su carta son cinco: 1) comer la familia una vez a la semana todos juntos, para hablar y compartir la vida entre todos los miembros; 2) rezar una vez a la semana juntos, proclamando el evangelio del domingo próximo y rezando por lo menos un misterio del Santo Rosario; 3) tener en la casa el “rincón del encuentro”, es decir, un lugar donde esté un Crucifijo, una imagen de la Virgen, la Biblia y el catecismo de la Iglesia Católica; 4) Todos los domingos, mientras los hijos tengan la edad para hacerlo, ir juntos a Misa a la parroquia; 5) Vivir sin vergüenza, con explicitud y testimonio en medio del mundo, que somos cristianos; en los lugares donde se estudia, se trabaja, en las relaciones que tengamos con los demás. Tendréis un signo que pondréis en vuestra casa, allí donde crece y se hace la “iglesia doméstica”, una imagen de la Sagrada Familia en la que se pondrá este rótulo: “Esta fue la primera Familia Misionera: mi familia como esta Familia”.

Añade el azobispo valenciano afirmando que en este momento “la familia cristiana necesita ser animada y ha de descubrir que es un fundamento indispensable para la sociedad y para los pueblos, así como también un bien insustituible para los hijos, que han venido a la vida fruto del amor, de la donación total y generosa de los padres”

“La familia es indispensable para realizar la nueva evangelización. Y si el Beato Juan Pablo II y, ahora, Benedicto XVI nos dicen que la Iglesia tiene que entrar a vivir con todas sus fuerzas el proyecto de la “nueva evangelización”, que lo tiene que ser “nueva en ardor”, “nueva en método” y “nueva en expresión”, esto afecta a la familia, a la “iglesia doméstica” como escuela que debe ser de la “nueva evangelización”.

Y concluye su carta manifestando que “la edificación de la familia cristiana se hace dentro de esa familia más grande que es la Iglesia, que sostiene y estrecha a la familia y cuenta con ella como la institución que más puede hacer por anunciar a Jesucristo. Y en esa familia que es la Iglesia, también la familia aprende a vivir con nuevo ardor, que lo alcanza en una comunicación cada día mayor con Jesucristo en la oración, en la escucha de su Palabra, en la frecuencia con la que viven los sacramentos; con nuevo método, que lo descubre en la contemplación de la familia de Nazaret, donde todos miraban a Dios y todos acogían el amor de Dios en sus vidas e irradiaban ese amor

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Un proyecto de familia misionera. Comentarios a la carta de monseñor Carlos Osoro Sierra, 10.0 out of 10 based on 1 rating
Print Friendly, PDF & Email

Antonio Díaz Tortajada

Antonio Díaz Tortajada nació en 1947 en Castielfabib (Valencia). Sacerdote diocesano desde 1973. Miembro del Instituto Secular Jesús Sacerdote. Licenciado en Teologia, Ciencias de la Información y Diplomado en Psicología. Fundador de la emisora católica "Radio Luz de Valencia". Actualmente Consiliario de la Junta Diocesana de Hermandades y Cofradías. Columnista habitual en los diarios locales valencianos. Autor, entre otros libros, de: "Evangelización, lenguaje y cultura" (1983), "Llamados para anunciar el Evangelio de Dios" (1984), "Me encanta mi heredad" (1989), "Juan Pablo cree en los jóvenes"(1990), "El camino de la Cruz" (1991), "Arriesgar la palabra"(1993), "Plegarias" (1994), "El silencio de Dios" (1994), "Vivir lo que esperamos" (1997), "Viacrucis del Hombre Dios" (2000), "Háblame de Jesús" (2001) y "Variaciones sobre el Génesis" (2005)

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.