Santa Sede

Un padre y una madre, editorial del P. Federico Lombardi , portavoz de la Santa Sede

padre-federico-lombardi

En los últimos días se verificaron tres eventos preocupantes por lo que corresponde a la legislación sobre el matrimonio. En España, la Corte Constitucional rechazó un recurso que contestaba la ley actual, que excluye toda referencia a la diferencia entre el hombre y la mujer y habla simplemente de cónyuge A y B; ésta es pues la situación. En Francia, el Gobierno presentó un proyecto de ley para la transformación del matrimonio, de modo que incluya el matrimonio homosexual. En los Estados Unidos algunos de los referendos celebrados en concomitancia con las elecciones presidenciales en diversos Estados han dado, por primera vez, resultado favorable a los matrimonios homosexuales.

Por lo tanto es claro que en los países occidentales hay una tendencia difundida para modificar la visión clásica del matrimonio entre el hombre y la mujer, o mejor, buscando abandonarla, cancelando un reconocimiento legal específico y privilegiado con respecto a otras formas de unión.

No es una novedad. Ya lo habíamos entendido. Sin embargo no deja de sorprender. Porque nos tenemos que preguntar si esto corresponde verdaderamente al sentir de las poblaciones y porque no se le encuentra la lógica desde una perspectiva con vistas más amplias de bien común. No lo dice solamente la Iglesia católica; lo ha puesto en relieve -por ejemplo – el Gran Rabino de Francia en su argumentado documento. No se trata, en efecto, de evitar discriminaciones injustas para los homosexuales, dado que esto se debe y se puede muy bien garantizar de otros modos. Se trata de admitir que el esposo y la esposa sean reconocidos públicamente como tales y que los niños que vienen al mundo puedan saber y decir que tienen un padre y una madre. En definitiva, conservar una visión de la persona y de las relaciones humanas en las que el reconocimiento público del matrimonio monogámico entre un hombre y una mujer sea una conquista de civilidad. Si no entonces, ¿por qué no contemplar también la poligamia libremente elegida y, naturalmente, para no discriminar, la poliandria? Que no se espere, por lo tanto, que la Iglesia renuncie a proponer que la sociedad reconozca un lugar específico al matrimonio entre un hombre y una mujer.

(Traducción de Patricia Jáuregui Romero – RV).

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Un padre y una madre, editorial del P. Federico Lombardi , portavoz de la Santa Sede, 9.5 out of 10 based on 19 ratings
Print Friendly, PDF & Email

Editor

2 comentarios

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Efectivamente. Son muchos los interrogantes que se abren.¿porqé no entonces la poligamia y la poliandria? Creo que el problema va más allá de las religiones, es un problema de civilidad. lo que veo peor en absoluto es el derecho de adopción de menores.No creo justo que se imponga al menor que vayan a buscarles al colegio sus dos mamás o dos papás y que la cosa sea motivo de chanza por parte de los compañeros. Habría, creo, que llegado el uso de la razón del menor, la ley consintiera a éste de aceptar o rechazar ésta imposición. No conozco si en España exista algún modo de desvinculación del menor de sus padres.He leido en un periodico, no hace mucho tiempo, que en un lugar de España un juez quitó la tutela del niño a una pareja de lesbianas por el motivo de que las dos mamás vestían al niño siempre de niña. Yo creo que los casos de éstos niños deberían ser seguidos con gran atención por los jueces de menores.

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...
  • Me gustaría explicar varios puntos, el Matrimonio en es un contrato de amor esencialmente, que se puede , gracias a que ya no estamos en una dictadura, contraer de forma civil concepto éste que la Iglesia se niega a admitir y declarar y según el código civil cualquier persona tiene derecho a elaborar contratos, cuales fuera, excepto el matrimonial entre personas del mismo sexo,hasta hace pocos años cosa que ya se ha solventado. Por que no se olviden la palabra Matrimonio y la palabra contrato no son SINÓNIMOS, nunca lo han sido y nunca lo serán. Lo que ha pasado en la historia de España que también ha ido muy unida a la historia de la Iglesia es que el único Matrimonio que existía ha sido el Canónico: primero-Sacramento, segundo-firma de testigos contrato civil. El pueblo esté hecho, lo observó históricamente como el conjunto de un mismo acto, el Sacramento Canónico y de ahí la confusión, pero NO, son dos , el Sacramento y el contrato civil o matrimonio civil, al finalizar el rito con las firmas del contrato por los contrayentes y los testigos.
    Ahora digo yo por qué negarle derechos al conjunto es decir al 100% de la población cuando ellos no piden Sacramento, si lo que piden es Matrimonio Civil. Jesús lo dijo muy claro al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.
    En la inmensa mayoría de países los novios pasan antes por el Registro Civil, se casan por lo civil haciendo separación del matrimonio-contrato y Sacramento y después se casan por la iglesia pidiendo el Sacramento del matrimonio.
    Por qué hacer sufrir a millones de parejas homosexuales vetado les la posibilidad de contraer Matramonio Civil, que no Canónico.
    Por qué la Iglesia se mete en cosas que no le competen como el Matrimonio Civil.
    Repito Matrimonio no es sinónimo de Sacramento.

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...