Santa Sede Última hora

Un laico español, nuevo secretario de Economía de la Santa Sede

Se trata de Maximino Caballero Ledo, español, casado y padre de dos hijos, amigo de la infancia del prefecto Juan Antonio Guerrero, y experto en finanzas. Trabajará como secretario de Economía (SPE) en el Vaticano dejando un puesto altamente responsable en Baxter Healthcare, Inc. Según indica Vatican News, las primeras palabras de Caballero fueron: «De todas las diversas oportunidades profesionales que podría haber imaginado, esta es una que nunca se me habría pasado por la cabeza …». Español por nacimiento y estadounidense por adopción, Caballero nació en Mérida (Badajoz), en 1959. Casado y padre de dos hijos, desarrolló su carrera profesional en el campo de las finanzas. Después de graduarse en Economía de la Universidad Autónoma de Madrid, obtuvo un MBA de la IESE Business School en Barcelona. Trabajó durante veinte años desde Barcelona y Valencia, como líder de finanzas en varios países europeos, Oriente Medio y África. En 2007 se mudó a los Estados Unidos junto con su familia, donde reside desde entonces.

Durante su estadía en los Estados Unidos, Caballero ocupó diversos puestos de Finanzas en Baxter Healthcare, Inc., una compañía internacional de productos y servicios médicos de propiedad pública, con sede en Deerfield, Illinois, con una cartera de cuidados críticos, nutrición, cirugía renal, hospitalaria y quirúrgica. productos Sus cargos incluyen vicepresidente de Finanzas para América Latina, vicepresidente de Finanzas Internacionales y vicepresidente de Finanzas de las Américas, además de dirigir proyectos a nivel global dentro de la misma compañía.

«Estados Unidos y Baxter han sido mi hogar durante muchos años», explica el nuevo secretario de la SPE. «Aquí he tenido la oportunidad de crecer profesionalmente e interactuar con personas y proyectos provenientes de prácticamente todo el mundo. Mi trabajo me ha permitido conocer diversas culturas y me ha ayudado a comprender la importancia y el poder de la diversidad. A nivel personal, admiro el grado de participación de los católicos en este país con la Iglesia y su generosidad en el apoyo a sus parroquias locales y sus obras sociales».

«El llamado de Dios viene de muchas maneras»

Maximino Caballero y Juan Antonio Guerrero, actual prefecto de la SPE, provienen de la misma ciudad y son amigos de la infancia. «El padre Guerrero y yo crecimos juntos», confiesa Caballero, «nuestras familias han mantenido nuestra amistad durante toda mi vida, y estuvimos muy unidos hasta el final de la Universidad. A partir de ese momento, la vida nos llevó a cada uno de nosotros por diferentes caminos, pero sin perder nunca el contacto». «Cuando el padre Guerrero me llamó y me propuso este proyecto», explica el nuevo secretario de la SPE, «una larga lista de razones por las que no podía aceptar pasó por mi cabeza: mi familia está establecida en los Estados Unidos; tendría que dejar temporalmente a mis hijos, Sandra y Maxi, que trabajan allí; mi trabajo; mi hogar … Sin embargo, mi esposa, Immaculada, y yo, supimos desde el primer momento que el llamado de Dios viene de muchas maneras diferentes, y esto fue nuestro. Por lo tanto, solo hubo una respuesta: “fiat”».

Después de entregar su renuncia a su cargo actual, el nuevo secretario general de la SPE de la Santa Sede y su esposa se mudarán a Roma en los próximos días. Caballero estará activo en su nuevo cargo a partir de la segunda quincena de agosto. «La idea está bastante extendida de que solo los sacerdotes y las monjas importan en la Iglesia y que el resto de nosotros solo somos espectadores. Sin embargo, los fieles laicos tienen una tarea muy importante que realizar dentro de la Iglesia. Todos somos miembros del mismo cuerpo y todos tenemos nuestra misión. Colaborar con la Santa Sede», concluye Caballero, «al servicio del Santo Padre, es un honor y una gran responsabilidad para mí. Mi experiencia y mi trabajo son mis “talentos”, y espero que con ellos pueda hacer mi parte para colaborar en la transparencia económica de la Santa Sede».

«Enfrentaré esta nueva etapa en nuestras vidas con humildad y agradecimiento al padre Guerrero por haberme propuesto como candidato, y al Santo Padre por haber depositado su confianza en mí».

Print Friendly, PDF & Email