Iglesia en España

Un grupo de religiosas de un convento benedictino de Sarrià restaura libros

La uci de las páginas

Un grupo de religiosas de un convento benedictino de Sarrià restaura libros desde hace más de 50 años

 Las monjas también imparten cursos de caligrafía y danza contemplativa

n imponente y sobrio edificio del siglo XIX ubicado en la calle de Anglí, 55, alberga el monasterio benedictino de Sant Pere de les Puel·les. Tras cruzar una de sus puertas, se accede al bonito claustro y, por uno de sus laterales, se entra en una amplia sala en la que varias religiosas y algunas expertas en restauración tratan con gran cuidado pergaminos, cantorales, archivos eclesiásticos y otros documentos que se acumulan sobre sus mesas de trabajo a la espera de recibir una segunda oportunidad. Sus amplios conocimientos y una experiencia de más de 50 años restaurando documentos de los siglos IV al XX han convertido a estas religiosas en un referente e España.

«Para mí, es un trabajo muy constructivo, y ver la evolución de los libros, desde que llegan, muchos en un estado deplorable, hasta que quedan restaurados, es muy bonito», explica Gertrudis Nin, una monja veterana en este cometido que ejerció hace años como responsable del taller de restauración.

Trabajo en equipo

Muy cerca de ella se sitúan otras profesionales, como Teresa Sanromà, una diplomada en restauración que trabaja en el taller:«Restauramos en equipo y la tarea se reparte entre todas. Lo bonito de esta profesión también es la información que aportan los documentos».

Además de esta gran sala en la que se realizan las tareas de tratamiento y restauración, el taller ocupa otras dos en la primera planta, donde tienen lugar los primeros pasos del proceso. «El punto de partida es analizar el documento y luego hacer un diagnóstico», explica María Dolores Díaz de Miranda, doctorada en conservación y restauración y directora del taller. Para esta religiosa,«Hay que sentir el libro. Se establece un diálogo y una conexión con él».

Tras el análisis y diagnóstico, se procede a su tratamiento. «Este siempre es abierto y puede modificarse. El libro es como una persona enferma que tienes que ver cómo responde e ir adaptándote a él», expresa Díaz de Miranda.

«Después de desinfectar, desmontar y limpiar el ejemplar -añade la responsable del servicio de restauración-, se realiza un baño acuoso, dejamos que se sequen las hojas y les aplicamos productos naturales, como gelatinas, para que quede todo fijado. Finalmente, se procede al montaje, se cosen las hojas y se encuaderna».

Gran variedad de talleres

Las monjas de Sant Pere de Puel·les también imparten, además de un taller de restauración en el que ponen de manifiesto su dilatada experiencia, otros cursos y talleres, como el de silencio contemplativo, el de fotografía digital aplicada a la restauración y el de caligrafía, a los que cualquiera se puede inscribir en culturabenedictines.es. El de caligrafía tiene lugar trimestralmente y se concentra en un solo día.«Es totalmente práctico. Partimos de cero y ha tenido una gran acogida», explica Conxa Adell, la religiosa que lo imparte.

Foto: En el taller .Dos monjas benedictinas revisan dos originales antiguos.

Fuente: www.elperiodico.com/

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.