Un grupo de niños refugiados regala al Papa un oso de peluche

Un grupo de niños refugiados regala al Papa un oso de peluche

Sesenta y cinco niños atendidos por la cooperativa Auxilium han participado en la audiencia general con un mensaje en sus camisetas: “No soy un peligro, estoy en peligro”

 

El papa Francisco ha recibido esta mañana un regalo muy especial. Un grupo de niños refugiados ha entregado al Santo Padre un oso de peluche cubierto de tiritas y con palabras que describen lo que las guerras y la pobreza quitan a los niños: familia y alegría, escuela y casa, juego y asombro, dignidad y amor.

Tal y como indica una noticia publicada en el el Osservatore Romano, han entregado al Papa este particular juguete al finalizar la audiencia general. Se trata de un grupo de niños refugiados procedentes de Eritrea, Egipto y Siria, que son atendidos por la cooperativa social Auxilium. Junto a los pequeños, sus madres y los trabajadores de la cooperativa, estaba también el fundador Angelo Chiorazzo.

“Nuestra casa está donde habita la paz” es la frase impresa por los niños en el cartel que llevaban. Mientras que en sus camisetas se podía leer: “No soy un peligro, estoy en peligro”. Los niños llevaban también una enorme bandera blanca en la que se ve África, Italia y el Vaticano unidos por pequeños pies de colores, “para recordar los pasos realizados para buscar una vida mejor”.

Palabras inspiradas en el Papa que, explica Chiorazzo, son “un impulso decisivo en nuestro servicio a personas que, precisamente, huyen de la violencia y de la pobreza más extrema y nosotros no podemos no acoger como se debe”.

(ZENIT – Ciudad del Vaticano).-

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.