Revista Ecclesia » Último número de ECCLESIA (4.080): Yo pecador
Destacada Iglesia en España Última hora

Último número de ECCLESIA (4.080): Yo pecador

El número de ECCLESIA de esta semana ofrece la carta que el Papa Francisco ha enviado al cardenal Marx indicándole que no acepta su renuncia como arzobispo de Múnich y Frisinga. Somos invitados a reflexionarla, a caer en la cuenta de lo que nos dice a cada uno y de la actitud de humildad y conversión que destacamos en la portada y en el editorial. Además, esta semana, nuestro colaborador Carlos González se ha sumergido en el Año Santo Guadalupense y nos ofrece testimonios tan impactantes como el de Ángela Lucido (El Casar de Cáceres). Tiene 100 años y confiesa: «Desde hace 60 años que me vine a vivir a Toledo, no he faltado ni uno solo para ver a mi Virgencita de Guadalupe. 60 seguidos, sin faltar uno, ¡y tengo ya 100!».

Número 4.080

Otros temas:

  • Entrevista a Mª Jesús Fernández Cordero: «San Juan de Ávila cree en las mujeres como sujetos de una experiencia espiritual propia», por Natividad Gavira
  • Clases de Religión: ¿Ser, hacer o los dos?, por Julia Gutiérrez
  • Julián Barrio y Núñez Feijóo visitan al Papa
  • Toma de posesión del arzobispo de Sevilla
  • La Iglesia nivariense y canaria se suman a la consternación por el crimen de Anna y Olivia
  • Documentación del Papa
  • Claves vaticanas, por Ángeles Conde
  • Manos Unidas se multiplica durante la pandemia
  • El Papa a Marx: «Pastorea mis ovejas»
  • Perú: La Iglesia pide unidad, por José Ignacio Rivarés

Yo pecador. Esta es la actitud de todo cristiano: reconocer la debilidad que sufrimos y hacemos sufrir a otros. En la carta que el Papa le envía al cardenal Marx indicándole que no le acepta la renuncia como arzobispo, recuerda a toda la Iglesia que debemos curar nuestras heridas desde la conversión y la humildad, y encontrar un nuevo equilibrio. Porque no nos salvan las estructuras ni nos salva la psicología ni la sociología (aunque todo sea útil y necesario)… quien nos salva es el Señor. Qué buena manera de comenzar el camino sinodal que reconocernos pecadores, estar dispuestos a asumir el mal que hemos cometido y poner remedio para caminar juntos. Es tiempo del despojo de nuestras ideas preconcebidas y de los sueños de grandeza para hacer juntos un peregrinaje interior.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa