SantisimaTrinidad 2
Rincón Litúrgico

Trisagio a la Santísima Trinidad, por fray José Borja

Trisagio a la Santísima Trinidad, por fray José Borja

Dios mío, ven en mi auxilio.

Señor, date prisa en socorrerme.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo.

Como era en el principio, ahora y siempre,

por los siglos de los siglos,

Amén.

 

– Primera Parte

Oremos y demos gracias a Dios Padre, que, en su sabiduría y bondad, ha creado el universo y, en el misterio de su amor, nos ha dado a su Hijo y al Espíritu Santo. A él, fuente de amor y de misericordia, le decimos:

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal,

Ten piedad de nosotros.

Oración:

Bendito seas tú, Señor, Padre amantísimo, porque en tu infinita sabiduría y bondad has creado el universo y con amor particular te has acercado al hombre, haciéndolo partícipe de tu misma vida.

Gracias, Padre Bueno, por habernos dado a Je´sus, tu Hijo, nuestro salvador, amigo, hermano y redentor, y el Espíritu consolador.

Concédenos el gozo de experimentar en el camino hacia ti tu presencia y tu misericordia, para que toda nuestra existencia sea para ti, Padre de la vida, principio sin fin, suma bondad y eterna luz, suma bondad y eterna luz, un himno de gloria, alabanza, amor y gratitud.

Padre Nuestro..

A ti sea la alabanza, a ti la gloria, a ti la acción de gracias por los siglos de los siglos, oh, Beatísima Trinidad.

Santo, Santo, Santo es el Señor, Dios del universo,

llenos están el cielo y la tierra de tu gloria.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo.

Como era en el principio, ahora y siempre,

por los siglos de los siglos,

Amén.

 

– Segunda Parte

Nos dirigimos al Hijo, que, para cumplir la voluntad del Padre y redimir al mundo, se hizo hermano nuestro y, en el don supremo de la Eucaristía, se ha quedado para siempre entre nosotros. A él, fuente de vida nueva y de paz, con el corazón lleno de esperanza, le decimos:

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal,

Ten piedad de nosotros.

Oración:

Señor Jesús, Palabra eterna del Padre, danos un corazón puro para contemplar el misterio de tu Encarnación y el del don de tu amor en la Eucaristía. Haz que, fieles a las promesas de nuestro bautismo, vivamos con perseverante coherencia nuestra fe; enciende en nosotros el fuego de tu amor, que nos hace una sola cosa contigo y con los hermanos; envuélvenos en la luz de tu gracia; concédenos la abundancia de tu vida, inmolada por nosotros.
A ti, Redentor nuestro, al Padre, rico en bondad y de misericordia, y al Espíritu Santo, sello del infinito amor, todo honor y toda gloria por los siglos de los siglos.

Padre Nuestro..

A ti sea la alabanza, a ti la gloria, a ti la acción de gracias por los siglos de los siglos, oh, Beatísima Trinidad.

Santo, Santo, Santo es el Señor, Dios del universo,

llenos están el cielo y la tierra de tu gloria.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo.

Como era en el principio, ahora y siempre,

por los siglos de los siglos,

Amén.

 

– Tercera Parte

Nos dirigimos y nos abandonamos al Espíritu Santo, aliento divino que vivifica y renueva, fuente inagotable de comunión y de paz que inunda la Iglesia y vive en cada corazón. A él, sello del infinito amor, le decimos:

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal,

Ten piedad de nosotros.

Oración:

Espíritu de Amor, don del Padre y del Hijo, ven a nosotros y renueva nuestra vida. Haznos dóciles a tu soplo divino, dispuestos a seguir tus indicaciones en las vías del Evangelio y del amor. Huésped dulcísimo de los corazones, revístenos del esplendor de tu luz, infunde en nosotros confianza y esperanza, transfórmanos en Jesús, para que, viviendo en él y con él, podamos ser siempre y en todas las partes, fervorosos testigos de la Santa Trinidad.

 

Padre Nuestro..

A ti sea la alabanza, a ti la gloria, a ti la acción de gracias por los siglos de los siglos, oh, Beatísima Trinidad.

Santo, Santo, Santo es el Señor, Dios del universo,

llenos están el cielo y la tierra de tu gloria.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo.

Como era en el principio, ahora y siempre,

por los siglos de los siglos,

Amén.

– Final

Bendita sea, ahora y por siempre, y por todos los siglos, la santa y única Trinidad, que ha creado y gobierna todas las cosas.

Bendigamos al Padre y al Hijo y la Espíritu Santo,

Ensalcémoslo por los siglos.

Oración:

Dios, Padre rico en Misericordia, que has enviado al mundo la Palabra de la Verdad y el Espíritu de santificación para revelar a los hombres tu admirable misterio, concédenos profesar la fe verdadera, conocer la gloria de la eterna Trinidad y adorar su Unidad todopoderosa.

Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

 

En ti creo +

En ti Espero +

Te amor y te Adoro

Oh, Beatísima Trinidad +

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.