Revista Ecclesia » Tres poemas a María ante su mes, el mes de mayo, por Francisco Vaquerizo
Opinión

Tres poemas a María ante su mes, el mes de mayo, por Francisco Vaquerizo

Tres poemas a María ante su mes, el mes de mayo, por Francisco Vaquerizo

 

LA  VIRGEN  DEL  SAZ

 

(Patrona de Alhóndiga)

Se  alza su Ermita en un florido prado,

entre sauces, carrascas y nogales

y, según los archivos parroquiales,

como a una legua larga del poblado.

 

Siglos lleva ejerciendo su reinado,

siglos, siendo remedio de los males

y otorgando las gracias celestiales

a cuantos su piedad han implorado.

 

Esta Señora de mirar risueño,

que allí del Saz o Sauce se apellida,

tiene un devoto en cada alhondigueño.

 

Por defender a Madre tan querida,

tanto el más grande cuanto el más pequeño,

voluntariosos dieran alma y vida.

 

 

 

LA  VIRGEN  DE  LA  ANTIGUA

(Patrona de Guadalajara)

 

Antigua como la fe

de sus primeros cristianos,

antigua como la estirpe

de sus nobles castellanos,

y antigua como las viejas

piedras de su Santuario,

para llamarse la Antigua

y ejercer su Patronato,

tiene Ella en Guadalajara

motivos más que sobrados.

La crónica de la Antigua

es un continuo milagro,

que enorgullece al creyente

y maravilla al profano.

A sus pies rezó Álvar Fáñez

capitán del bienhadado

Mío Cid, apenas hubo

la ciudad reconquistado.

Desde  Felipe Segundo

al más humilde aldeano,

de la Virgen de la  Antigua

todos han sido vasallos.

A Ella rindieron amores

los personajes más altos,

los hombres más eminentes,

las figuras de más rango,

méritos y nombradía,

de la iglesia o del estado.

 

La enaltecieron Infantes,

nobles, clérigos y laicos;

la celebró Santillana,

el Marqués a cuyo paso

se inundaba de luz y oro

el paisaje literario.

La imploró Pedro Mendoza,

el ilustre purpurado,

y la clara descendencia

del Duque del Infantado

la tuvo por abogada

en los gozos y en los llantos.

 

Y porque desde tan siempre

Ella significa tanto

en el corazón de quienes

en esta ciudad moraron,

por la Virgen de la Antigua

desde siempre la nombraron

y ya siempre por la Antigua

– que es nombre muy acordado

y muy significativo-

se la seguirá nombrando.

 

 A  LA  VIRGEN  DEL   MADROÑAL

(Patrona de Auñón)

 

Virgen del Madroñal, Madre bendita,

de la villa de Auñón Señora y Dueña

que elevas sobre el mar de la Entrepeña

la poderosa estampa de tu Ermita.

 

Virgen del Madroñal, Madre bonita,

milagrosa, gentil, linda y risueña,

como reza la copla lugareña

y como así tu historia lo acredita.

 

Eres la más excelsa Soberana,

que ejerce su celeste poderío

en nuestra geografía diocesana.

 

Eres la de más alto señorío,

la más excepcional, la más galana

la de más garbo y la de más tronío.

 

Con estos tres poemas quiero rendir un homenaje de cariño a la Virgen María, en estas  tres entrañables advocaciones y desearos un feliz mes de Mayo, mes de las Flores, mes de María. También en memoria de aquellos niños y niñas de la Escuela que cada tarde recitábamos versos a la Virgen, al final del Rosario. Francisco Vaquerizo



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa