pantocrator
Especiales Ecclesia Iglesia en España

Trasmitir el tesoro de la fe, carta conjunta de los obispos en Cataluña

Trasmitir el tesoro de la fe, carta conjunta de los obispos en Cataluña

Los obispos de Cataluña, en la última reunión de la Conferencia Episcopal Tarraconense, han aprobado un Documento que lleva por título Transmitir el tesoro de la Fe, y que se hace público el domingo 24 de noviembre de 2013, solemnidad de Cristo Rey, fecha en la que la Iglesia Católica cierra el Año de la Fe.

Los obispos recuerdan que evangelizar es la misión encomendada por Jesús a su Iglesia y es un deber de amor, porque «quien se ha abierto al amor de Dios, ha escuchado su voz y ha recibido su luz, no puede retener este don para él solo» (Papa Francisco). Siguiendo el camino que ya iniciaron en el documento Creer en el Evangelio y anunciarlo con nuevo ardor, los obispos de Cataluña quieren reflexionar sobre «algunos aspectos de la misión de transmitir y vivir la fe que la Iglesia tiene, y precisar mejor algunos de sus caminos en la actual situación religiosa y social».

La carta hace un breve recorrido por los tres principales momentos del proceso evangelizador: el primer anuncio, dirigido a los no creyentes y a los que, de hecho, viven en la indiferencia religiosa; la iniciación cristiana para aquellos que, movidos por la gracia, deciden seguir a Jesucristo; y el crecimiento permanente de la fe de los cristianos que necesitan alimentarla y madurar durante toda la vida.

Activos en el primer anuncio del Evangelio

Los obispos constatan que en Cataluña «son muchos los que necesitan y desean este anuncio que los conduzca al encuentro con el Evangelio» y recuerdan que la responsabilidad del primer anuncio del Evangelio corresponde a cada cristiano. Por ello proponen «adelantarnos, testimoniar, dialogar y proponer la fe con la audacia que tenían los primeros apóstoles y discípulos, que hablaban con valentía, confiados en el Señor (Hch 14,3)».

Iniciar a la experiencia cristiana

«Cada uno de nosotros ha recibido el tesoro de la fe en la Iglesia y por la Iglesia. Es gracias a ella que hemos podido acoger a Cristo y es ella quien nos ha engendrado a la fe por la Palabra y los Sacramentos». Los obispos manifiestan que la Iniciación cristiana es la expresión más significativa de la función maternal de la Iglesia. Hoy, en nuestro país, la Iniciación se hace con los niños que son bautizados en los primeros meses de su vida y se recorre a través del proceso catequético, pero también con las personas no bautizadas (niños, jóvenes y adultos) la cual se desarrolla en el Catecumenado. Los obispos piden que la catequesis tenga «un carácter marcadamente evangelizador y misionero».

Afirman que la familia tiene la responsabilidad originaria en la transmisión de la fe y que, por parte de algunos, esta responsabilidad se lleva a cabo con gran coraje. Piden también que las comunidades cristianas sostengan a las familias en la educación de sus hijos.

Perseverar en el crecimiento de la vida cristiana

Los obispos recuerdan que Jesucristo es lo esencial en la vida del cristiano: «Estamos convencidos de que comunicaremos el Evangelio en la medida que nos centremos decididamente en lo que es más fundamental, la fe en Jesucristo Resucitado, creída en la Iglesia». Animan a comunicar a Cristo «a través de nuestra manera de ser y de vivir en el mundo, mostrando siempre un rostro fraterno, abierto y acogedor, expresión de una humanidad intensa y cordial», y proponen algunas de las indicaciones que en este momento son importantes para comunicar y transmitir esta fe.

El Documento Transmitir el tesoro de la Fe, se publica por Editorial Claret en la Colección Documentos del Magisterio.

 

 

 

Barcelona, 19 de noviembre de 2013

 

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.