Iglesia en España Nacional

Tradición Jacobea, San Francisco de Asís, la crisis y el accidente del Alvia

san francisco de asis avila

 Tradición Jacobea, San Francisco de Asís, la crisis y el accidente del Alvia

Crónica de la fiesta de la Traslación de los restos del Apóstol Santiago (30-12-2013)

Santiago de Compostela vivió un año más, el 30 de diciembre, la fiesta de la Traslación de los restos del Apóstol patrono de España. La delegada regia, en esta ocasión, fue Reyes Leis, teniente de alcalde del ayuntamiento compostelano,  que sustituía al alcalde, Ángel Currás, ausente en razón de la muerte de su madre. Leis pidió al Señor Santiago que fortalezca “el diálogo entre los que creemos en el proyecto nacional de vida en común”. En su respuesta el arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio, insistió en que “la identidad cristiana exige ser fieles a Cristo, signo de contradicción ante el misterio de la libertad humana”.

La ceremonia de la Traslación se celebra anualmente para conmemorar el traslado de los restos del Apóstol Santiago desde el puerto de Jaffa (Jerusalén) hasta las costas gallegas en Iria Flavia (Padrón).

Los actos religiosos se iniciaron con la procesión solemne del Cabildo y los sacerdotes concelebrantes que acompañaron al arzobispo, precedidos de las chirimías y con el funcionamiento del Botafumeiro. Al llegar al altar mayor comenzó la misa estacional, presidida por monseñor Barrio en una catedral repleta de fieles, así  como numerosas autoridades civiles y militares.

 

Solidaridad

 

La oferente recordó la tragedia ferroviaria ocurrida cerca de Compostela, el pasado 24 de julio, y en la en la que murieron tantas personas, como “una de las mayores cicatrices de la historia de la ciudad, pero la reacción acontecida también se recordará como uno de los momentos de mayor altura ética de la sociedad gallega”. Por eso, demandó del Apóstol que aquella solidaridad no decaiga que la atención ofrecida a las víctimas no resulte valdía y que  se difunda por España “el ejemplo de la cívica y espontánea reacción solidaria, a fin de que, en estos tiempos difíciles, la solidaridad se propague y se manifieste discretamente en la vida cotidiana de todos los pueblos y ciudades del país”.

Tras recordar los orígenes de la tradición jacobea y su importancia para el destino de Santiago de Compostela e incluso de Europa, habló del 800 aniversario de la peregrinación de San Francisco de Asís, expresando su deseo de que el influjo apostólico “anime a gentes de todo el mundo a imitar el ánimo peregrino del santo italiano”.

La delegada regia aludió entre las numerosas preocupaciones al desempleo, “alienta, Santo Patrón, a las personas que demandan un trabajo, como también aliento te pedimos, particularmente, para los emprendedores”. También demandó protección para los jóvenes” y para hacer sostenible el sistema de bienestar

Después de apelar a principios como la igualdad de oportunidades y la solidaridad, la oferente solicitó al Apóstol que fortalezca “el diálogo entre los que creemos en el proyecto nacional de vida en común” y refuerce “los pilares de nuestra convivencia en el marco del pacto constitucional perfeccionado en su momento”.

 

Evangelización

En su intervención,  monseñor Barrio recordó el recientemente clausurado Año de la Fe que tenía como objetivo “reavivar nuestra fe, ver la realidad con la mirada esperanzadora de Jesús para ser centinelas en el corazón del mundo y permitir que la alegría del Evangelio comience a despertarse” Insistió en que la fiesta de la Traslación del Apóstol se enmarca en el testimonio evangelizador, “gracias a su acción evangelizadora hoy damos sentido a nuestras vidas en Cristo que revela el hombre al propio hombre y le descubre la dignidad de su vocación”. Recordó que tampoco le fue fácil a Jesús trasmitir los valores del Evangelio, siendo  el Apóstol Santiago testigo:”Se reflejó pronto el contraste entre su mensaje evangélico y la mentalidad de cuantos le rodeaban, incluso de los más cercanos”.

El prelado se refirió a que “el verdadero mal para el hombre está en el vano intento de la autosuficiencia con que a veces pretende programar su existencia sin sentirse amado por Dios”. Reiteró que la Iglesia contribuye a hacer más humana la familia de los hombres y su historia.

Finalmente demandó a través del Apóstol Santiago “el fortalecimiento de nuestra vida cristiana, como miembros de la única Iglesia de Cristo, la santificación y protección de los padres de familia con el fin de que realicen su misión de cuidar y educar a sus hijos con tranquilidad de espíritu”.

M. García

( Galicia)

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email