To Brexit or not to Brexit, ¡he ahí la cuestión! (I)
Firmas

To Brexit or not to Brexit, ¡he ahí la cuestión! (I)

To Brexit or not to Brexit, ¡he ahí la cuestión! (I)

Foto: El Reverendo Patrick Daly, en el centro izquierda, de frente, dando su conferencia

Gestación y crisis de un Proyecto europeo común

Por Jordi Picazo

El Reino Unido celebra un Referéndum el 23 de Junio de 2016 para decidir la permanencia o la salida de Europa. El fenómeno de una posible salida se denomina “Brexit” (de “break”, romper, y “exit”, salida). El padre Patrick Daly, Secretario General de COMECE organización en Bruselas de obispos católicos que trabajan con la UE, nos da un “hindsight” (mirada retropectiva) de lo que es Europa y del peligro de una eventual salida del Reino Unido.

“Jamais Plus la Guerre”

En el marco de su conferencia en una Committee Room de la Cámara de los Lores en Londres el pasado mes de mayo, Patrick Daly, originario de Sligo en Irlanda y sacerdote de la diócesis de Birmingham en Inglaterra, y a la sazón, hasta jubilarse una semana más tarde en su cargo ocupado durante los últimos 17 años Secretario General de COMECE, nos daba una exposición magistral de las consecuencias de esta salida si se mira a la luz de los hechos que llevaron a las naciones-Estado de Europa a aunar esfuerzos para procurar el Bien Común. Resuenan ya desde un buen comienzo de este proyecto de paz  las palabras de Pablo VI ante las Naciones Unidas: “Jamais plus la guerre!” (ver YouTube, 12’).

Europa 3.0

En 30 años llegaremos a la tercera generación del proyecto de la Unión Europea. Jean Monnet lleva tiempo en su tumba, así como Konrad Adenahuer y Robert Schumany con ellos parte de la motivación que les animó en un comienzo, que al haber perdido vitalidad pone de manifiesto la crisis real de Europa”, comenta Daly. Hablamos de una crisis del Proyecto, pero también hay cierta confusión acerca de lo que significa realmente Europa. Para el Padre Daly la Unión Europea surgió como“una asociación por voluntad propia de Estados soberanos cada uno con sus separadas tradiciones de Gobierno, sus tradiciones musicales y de la literatura y en este tiempo también de una variedad de lenguas que han decidido poner en juego todos sus recursos y sacrificar un poco de su soberanía procurando el bien común”.

Patrick Daly: “En este momento lo que está en juego es el Bien Común”.

En su inicio los Estados miembros estaban obligados bajo juramento a promocionar el bien de todos los países y esa es una de las ideas europeas que está en juego en este momento, al dar prioridad a las negociaciones intergubernamentales. Claramente la Unión en su inicio significó que había gente que quería participar.

“Brexit”: El relevo generacional en peligro

“Nos encontramos en un momento crítico donde estamos pasando la antorcha a una generación que no estaba allí en el momento de la fundación del proyecto de Europa. Una generación que ha tenido una educación muy distinta a la nuestra y gran parte de la cual ha nacido en el mundo virtual de Internet, son “nativos” virtuales, y claramente esto ha tenido y seguirá teniendo un impacto enorme en el paisaje de nuestro pensamiento. También afecta esta educación al hecho de cómo nos identificamos como naciones: el patriotismo por ejemplo ya significa algo totalmente distinto hoy a lo que significaba hace treinta años, así como la idea de la nación-Estado”.

El peligro de la auto-referencialidad

Para el reverendo Daly, cuanto más Fuertes son los intereses exclusivamente nacionales “versus” el interés común, más en peligro ponemos al Proyecto colaborativo fundacional de la UE. El Reino Unido tiene por delante un reto enorme que puede poner en riesgo los valores fundamentales de Europa, el número de horas de trabajopor ejemplo, la misma protección del trabajo y de las personas en desempleo.

El 85% de las decisiones tomadas en el Consejo de Europa desde 1973 han sido apoyadas por el Reino Unido.

Como cualquier separación tras una unión larga, el resultado del “ Brexit ” puede ser traumático: “Un divorcio del Reino Unido de Europa sería algo desastroso y doloroso y la rotura sería el final de una relación que creo que ha sido de éxito: el 85% de las decisiones tomadas en el Consejo de Europa desde 1973 han sido apoyadas por el Reino Unido. Su participación ha sido siempre creativa e imaginativa. Hay muchas razones, ‘opt-outs’, para escoger marcharse si se miran individualmente, (…) pero ¿qué pasa con los 27 países que dejaríamos atrás, vamos a decirles que no somos o ya no queremos ser parte de todo ello, que vemos este sueño que es Europa como poco real?; ¿les diremos que nos vamos de este sueño que puede ser noble, que funciona pero que ahora tenemos otras prioridades?

El “Brexit” representa también una amenaza desde el punto de vista de que forzaría una relectura, y un volver la espalda a la historia de los últimos 50, 60, 70 años; y a medida que pasan las generaciones nuestra comprensión de esa historia reciente reforzará los motivos para marcharse. Todo ello sería muy triste, comenta Daly.

Raíces cristianas de Europa

“El Proyecto de Europa es un Proyecto profundamente Cristiano de reconciliación. El proyecto europeo es todavía un proyecto en obras, en proceso, y no debemos disculparnos por ese hecho. También el Reino de Dios es un Proyecto ‘en obras’ en nuestras vidas cotidianas. La vida política también. Como cristianos creemos que muchos de los valores por los que nos movemos en nuestra vida cotidiana, y en la vida política, son valores del Reino de Dios”. 

No dejaremos que ocurra otra vez y que tomaremos  medidas positivas para conseguirlo.

La Unión Europea empezó con las cenizas después de la guerra en un momento en que las naciones-Estado de Europa se pusieron a trabajar conjuntamente tras el conflicto más cruel y terrible de toda nuestra historia; y aún después de eso, e incluso durante el drama, Robert Schuman en París en 1943 se levantó una mañana y se dijo ‘tengo una idea brillante, cuando todo esto acabe, ¿por qué no trabajamos todos juntos, juntamos a las naciones de Europa y las ponemos a trabajar juntas?’”, recuerda el Secretario General de la COMECE.

“Así, la idea de la Unión Europea nació basándose en un proyecto profundamente cristiano concretamente el de la reconciliación.    Reconciliar antiguos enemigos, sin negar la Historia, sin volver la espalda a lo que ha ocurrido, pero prometiéndonos que no dejaremos que ocurra otra vez y que tomaremos  medidas positivas para conseguirlo”, apostilla Patrick Daly.

Tres encíclicas inspiradoras: “Rerum Novarum”, “Quadragessimo Anno”, y “Gaudium et Spes”

Entre el virus del Jansenismo y la amenaza del Modernismo, “’Gaudium et Spes’ (ver aquí doc. Vaticano) del Concilio Vaticano II representó una revolución copernicana en la relación entre la Iglesia y el Mundo. El mundo se había infectado de una cierta actitud a través del jansenismo (ver entrada de Wikipedia), y de repente los Padres del Concilio reexaminando el modernismo y su impacto se dieron cuenta de que debemos ser amigos del mundo. Y yo soy propenso a ver el interés de la Iglesia por el proyecto europeo como el fruto de esa visión articulada en el Concilio Vaticano II con ‘Gaudium et Spes’.

Es fantástico que el proyecto de la Unión Europea naciera del deseo deliberado de unas naciones que eran enemigas entre sí y que tomaron el camino trabajar conjuntamente

“Pero la idea de la reconciliación que está en el corazón de la enseñanza de Jesús de Nazaret y de la Iglesia,es muy y muy importante. Cuando celebramos la Eucaristía, lo primero que hacemos incluso antes de abrir nuestros oídos a la palabra de Dios, y no hablemos de participar de la Mesa del Señor es hacer un acto de reconciliación: reconocemos el mal que hemos hecho, nuestros errores y fallos, pedimos perdón, el de Dios y el del uno por el otro, perdonamos unos a los otros y luego continuamos con la celebración. Es fantástico que el proyecto de la Unión Europea naciera del deseo deliberado de unas naciones que eran enemigas entre sí y que tomaron el camino trabajar conjuntamente”, defiende.

Los Padres Fundadores de la UE, familiarizados como estaban con lo que había pasado en Auschwitz y Buchenwald, siguieron un camino claro desde la primera Comunidad Europea del Carbón y el Acero de 1950, hasta la consagración de la Comisión Europea por el Tratado de Roma en 1957. Fue allí donde se pasó a “encomendar a la gente la tarea de  procurar otra de las ideas más centrales del magisterio social de la iglesia, el Bien ComúnSin embargo también, y más importante, se dieron cuenta de que la persona humana debía estar en el centro de cualquier pensamiento de crear una sociedad justa: la persona humana en su individualidad, en su naturaleza y como sujeto de dignidad. No era necesario ni decir que esto fuera porque había sido creada por Dios”, sigue.

Pio XII dio su bendición personal al Proyecto, y aunque había un deseo de no relacionar en demasía el Proyecto con una doctrina religiosa, los Padres Fundadores sabían y creían personalmente que este Proyecto surgía en gran medida por la influencia del mensaje de la encíclica “Quadragesimo anno” (ver aquí doc. Vaticano) qué es la segunda de las grandes encíclicas sociales  de Pio XI, en 1931, “Sobre la restauración del orden social en perfecta conformidad con la ley evangélica al celebrarse el 40º aniversario de la encíclica “Rerum Novarum” (ver aquí doc. Vaticano) de león XIII”.

La participación de la Iglesia Católica: Concordatos con la Santa Sede

Daly: “La relación entre el Estado y la Iglesia es un empoderamiento para que la iglesia pueda ejercer su ministerio”.

La mayoría de los países establecieron también una relación Iglesia-Estado basada en la ley. Se suscribieron  concordatos sobre la relación Iglesia Estado en Alemania (ver aquí), el Concordato en España de 1953 (ver aquí) o el Concordato de Alsacia y Mosela en Francia así como distintos arreglos en otros países comunitarios y esto ha sido una cosa muy importante para la Iglesia porque “la relación entre el Estado y la Iglesia es un empoderamiento para que la iglesia pueda ejercer su ministerio. No se trata de tener propiedades, de derechos de investidura o privilegios, sino de participar. Los que nos seguís los asuntos del Gran Ducado de Luxemburgo demasiado, tal vez no estéis familiarizados don los  consecuencias desastrosas de la caída por los suelos de las relaciones Iglesia Estado  en los últimos dos años”, argumenta.

Jordi Picazo

Fuente

Brexit II

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
To Brexit or not to Brexit, ¡he ahí la cuestión! (I), 10.0 out of 10 based on 1 rating
Print Friendly, PDF & Email

Jordi Picazo Salomo

Mi madre, Dios la tenga en su Gloria, me trajo al mundo un 10 de Julio (1962): día de San Cristóbal, ????? ??????????? (Ágios Christóforos) patrón de los conductores y “portador de Cristo”. Licenciado en Filología Inglesa por la Universidad de Barcelona (1986), he desarrollado mi tarea docente como profesor de español, inglés, y religión en centros de enseñanza Primaria y Secundaria en España y Reino Unido desde 1986 hasta la actualidad, así como formación de inglés para adultos en España y de inglés para inmigrantes en EEUU. He cursado también las asignaturas propias del Bachillerato Eclesiástico de Filosofía. Realicé asimismo estudios de doctorado en Psicología Social de la Lengua en la Universidad de Londres (1990-95) y enseñé en Harrow School, antiguo colegio del actual Emir de Qatar, Hussein de Jordania, Pandit Nerhu, Faisal de Irak, Lord Byron, Churchill y otros.
Soy miembro colegiado del Chartered Institute of Journalists de Reino Unido y del Colegio de Periodistas de Cataluña; también socio activo de la RNA (Religion News Association) de EEUU, y la Asociación de periodistas de Aragón entre otras asociaciones. Colaboro con Bioeticaweb.com y evangeli.net traduciendo artículos de interés. Orgulloso padre de Marta (18) y Oriol (19).

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.