Opinión

Testimonio de una madre de Red de Madres de Albacete

Testimonio de una madre de Red de madres de Albacete

Feli Izaguirre

Visité hace algo más de un año el local de la Red de Madres de Albacete, en la calle Ricardo Castro, 14, de Albacete, de la Asociación Derecho a Ser Madre, organización Provida donde, de manera voluntaria, se apoya a la mujer embarazada, a las madres, sus hijos y familias, y la belleza y la esperanza que vi allí son de tal magnitud, que es necesario comunicarlo y defenderlo.

Principalmente, es necesario para descorrer la cortina que nos oculta esta realidad: que hoy por hoy seguimos viviendo como esclavos de manera muy penosa e indigna, llenos de miedo y angustias, como si la libertad, la felicidad y la prosperidad que anhelamos tanto fueran inalcanzables, cuando están al alcance de nuestra mano con un solo gesto de confianza que de manera única, personal e intransferible, tengamos en el amor.

Decía uno de los misioneros de la Misericordia enviados por el Papa Francisco, que han visitado Albacete en este Año Santo de la Misericordia, que lo triste de nuestro tiempo es creer que Dios ya no es Alguien necesario para las vidas, -la vida de cada uno-, pero el mensaje de la Misericordia es para todos y llega a todos, crean o no crean, sean sus obras buenas o malas, y, con San Juan Pablo II, decía que la belleza salvará al mundo:

Es la belleza del amor de Cristo lo que realmente provocará la salvación. Cristo es el médico y a la vez es la medicina que va a sanar a un mundo enfermo, que huye de su propia identidad, a una humanidad que va camino de su propia destrucción.

Entró de repente al local de la Red de Madres, una joven mujer, deslumbrante, con la belleza y la seguridad que sólo puede ser irradiadas por un corazón alegre, llevando a un precioso bebé en sus brazos: a su hijo, al niño que estuvo a punto de no tener. Ella es una de las ya cuatrocientas mujeres que, con un embarazo no esperado, han decidido no abortar, gracias a la labor vital de la Asociación Derecho a Ser Madre, y ahora estas mujeres están viviendo el don de la Maternidad. Y al poco tiempo entró un padre con dos hijos pequeños, que pedía pañales y otros enseres. También en un clima de confianza y seguridad, como el que entra en su casa. Y los niños se quedaron un buen rato jugando.

Este es el ingrediente básico de la labor de la Red de Madres de Albacete, con la que todos podemos colaborar: la misericordia, que es el amor que termina con todas las esclavitudes, porque sale al encuentro, se compadece, escucha, comprende, informa, ayuda y no abandona, a esa madre que está en una situación realmente angustiosa.

Qué buena noticia que la concejala del Gobierno municipal de Albacete, María Ángeles Martínez Paños, manifieste su posición contraria al aborto y apoye la labor, atacada por algunos, de la Asociación Derecho a Ser Madre.

Print Friendly, PDF & Email