Revista Ecclesia » Tarragona: nuevo retablo en la ermita de l’Aldea
Cultura Iglesia en España

Tarragona: nuevo retablo en la ermita de l’Aldea

Tarragona: nuevo retablo en la ermita de l’Aldea. 40 m2 de óleo sobre tabla

La ermita de l’Aldea, provincia de Tarragona, está situada en la puerta de entrada del Delta del Ebro. En el municipio del mismo nombre que la Virgen: l’Aldea. Ermita con más de 850 años de historia. Sus orígenes están en el primer momento de la reconquista cristiana de las tierras bajas del Ebro y, con ellas, de la ciudad de Tortosa.

El Santuario está formado por un Templo presidido por la imagen de Nuestra Señora de l’Aldea y por tres grandes edificios más que, unidos, forman un gran cuadrado dejando en el centro una plaza de toros balconada, siendo una de las mayores curiosidades del lugar.

Situado en medio de los arrozales del Delta, la puerta de la Iglesia está flanqueada por una torre medieval que formaba parte del pequeño castillo que se levantaba junto a la Iglesia y que serviría de almacén de grano y otros productos de la tierra para después comercializar desde allí a través del gran río Ebro.

El presbiterio del Altar mayor de la Iglesia fue remodelado hace unos años, pero las grandes paredes que enmarcan el retablo mayor estaban vacías, sin ningún adorno. Y, hace dos años, el párroco entró en contacto con uno de los mejores artistas del territorio, Joan Rebull, para presentarle la idea: pintar dos grandes cuadros para las dos paredes vacías del presbiterio.

El pintor Rebull, ya tenía experiencia de pintura religiosa y de grandes dimensiones. En concreto, había pintado en Tortosa, en la ermita de “Mig Camí” y en la ciudad de Castellón de la Plana, en la parroquia de nueva planta, “El Salvador”.

Los primeros pasos fueron decidir la temática y hablar con quien dirige las obras para que indicase las medidas de cada retablo: 3,55 x 4,65m. La temática fue pronto hallada en las reuniones del Patronato de la Ermita, la Cofradía y los devotos en general: la antiquísima romería que se hacía desde Tortosa pidiendo agua y la siega del arroz con acción de gracias a Nuestra Señora.

Y así se han realizado los cuadros. Casi 40 metros cuadrados de óleo sobre tabla –pues el artista los ha realizado en su estudio y, para caber, ha tenido que pintarlos en seis piezas cada uno que después han sido unidas en el sitio-.

Cada retablo, sin contar estudios y esbozos, ha costado alrededor de medio año de trabajo en horario de casi ocho horas diarias, con el descanso preceptivo de fin de semana –no siempre cumplido-. El primero, titulado “Aigua, Mare de Déu de l’Aldea!”, evoca la tradición de súplica y concreta en tantos ruegos actuales que la Señora en este Santuario recibe de sus devotos. Fue colocado en abril de 2013 y bendecido por el Obispo de Mallorca, Mons. Javier Salinas, en Mayo del mismo año. El cuadro, situado en el primer tercio del s. XX, presenta el final de la romería al volver de Tortosa y está formado por más de 120 personajes, algunos de los cuales son de tamaño natural.

Este mes de abril de 2014 ha sido colocado el segundo mural, de las mismas dimensiones que el anterior –siendo la mayor escena sobre esta temática en el Delta del Ebro y sobre el Delta del Ebro-, que se titula “Sega de l’arròs. Acció de gràcies a la Mare de Déu de l’Aldea”. Y evoca una escena de siega de arroz en la que algunos de los 32 personajes que lo forman están mirando, rezando, indicando a la Virgen que aparece como centro de la escena aunque está en un extremo sobre la nubes. Otros están segando, o recogiendo…, en las labores típicas del campo. Mons. Enrique Benavent, obispo de Tortosa, lo bendecirá, D.m., el próximo 8 de junio, Solemnidad de Pentecostés y Fiesta de Nuestra Señora de l’Aldea.

Como siempre la “Ermita”, como se conoce entrañablemente, está abierta sábados y Domingos y todas las fiestas, siendo lugar frecuente de oración, de súplica, de alabanza y de acción de gracias a María, por su maternal solicitud y por su intercesión ante Jesús su Hijo y Señor nuestro. Pudiendo así, todos los visitantes, contemplar la belleza de la obra y la espiritualidad que transmite.

La generosidad de todos los devotos de la “Mare de Déu de l’Aldea” y la del artista Rebull, ha hecho posible realizar la obra y sufragarla en un tiempo récord.

Víctor-Manuel Cardona



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa