Firmas

Tarea sobre la familia, por José-Román Flecha Andrés, en Diario de León (13-12-2014)

Tarea sobre la familia, por José-Román Flecha Andrés, en Diario de León (13-12-2014)

La Asamblea General Extraordinaria del Sínodo de Obispos, celebrada en octubre en Roma estaba dedicada a la familia. La “Relación Sinodal”, publicada al final, da gracias a Dios por la fidelidad con que tantas familias cristianas responden a su vocación y misión con alegría y con fe y recuerda a las que se encuentran cara a cara con la propia soledad. Tras afirmar que “la familia adquiere, para la Iglesia, una importancia absolutamente especial”, la Relación se articula al modo de una catequesis.

 

  • En una primera parte, el texto analiza los desafíos que el contexto social y cultural lanza hoy a la familia, tanto en las sociedades acomodadas como en las que están en vías de desarrollo. Junto al drama de la pobreza, de la soledad, del individualismo y de la fragilidad afectiva se recuerdan las crisis de la pareja y la mentalidad antinatalista. Estos y otros problemas actuales nos recuerdan que los “grandes valores del matrimonio y de la familia cristiana se corresponden con la búsqueda que caracteriza a la existencia humana, incluso en un tiempo marcado por el individualismo y por el hedonismo”.
  • En la segunda parte se resume el Evangelio de la familia. La página bíblica sobre la creación del ser humano y la palabra de Jesús nos enseña que “la indisolubilidad del matrimonio no ha de entenderse, ante todo, como yugo impuesto a los hombres, sino como don hecho a las personas unidas en matrimonio”. El Concilio y los papas posteriores afirman la verdad y belleza de la familia y piden misericordia hacia las familias heridas y frágiles. La Iglesia está llamada a “revelarles la divina pedagogía de la gracia en sus vidas y ayudarlas a alcanzar la plenitud del plan de Dios en ellas”.

 

  • En la tercera parte, la Relación sinodal nos invita a repensar la tarea de “anunciar el Evangelio de la familia hoy, en los diferentes contextos”, como pueden ser los cursos prematrimonioales o el acompañamiento en los primeros años de la vida matrimonial.

Es necesario prestar mayor atención pastoral a quienes viven en el matrimonio civil o en convivencias y tratar de ayudar a las familias heridas, a los separados, divorciados no casados de nuevo, divorciados casados de nuevo, así como a las familias monoparentales y a las personas con orientación homosexual y a sus propias familias.

La Relación recuerda también los problemas relativos a la transmisión de la vida y los problemas que comporta la caída de la natalidad. Finalmente se incluye un apartado sobre el desafío educativo y el papel de la familia en la evangelización.

Estas cuestiones y perspectivas habrán de madurarse y precisarse en las Iglesias locales con vistas a la Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, prevista para octubre de 2015. Grupos parroquiales, movimientos y diversas instancias de reflexión y de catequesis de adultos tienen aquí un buen programa de trabajo para este año.

José-Román Flecha Andrés

Print Friendly, PDF & Email

Sobre el autor José Román Flecha Andrés

José Román Flecha Andrés, sacerdote, catedrático de Teología Moral, especializado en Bioética,

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.