Iglesia en España Última hora

Taltavull presenta en Mallorca la Fratelli tutti y destaca que «el amor y la caridad nos llevan a la mejor política»

El obispo de la diócesis de Mallorca, Sebastià Taltavull, presentó la Encíclica del Papa FranciscoFratelli tutti, este 11 de noviembre. Una carta que, «es como el compendio del mundo que querría el Papa. Una Carta situada en el proceso por el cual Francisco despliega su pensamiento en la que expone que tanto el amor como la caridad nos llevan a la mejor política».

El destacó cómo «el papa Francisco propone caminos concretos y transitables que deshacen toda separación y hacen puentes hacia la igualdad y a los derechos humanos». Taltavull destacó que el Papa pone siempre a los pobres en el centro, precisamente fue él quien estableció la Jornada Mundial de los Pobres, que se celebra el próximo 15 de noviembre. Por otro lado, el prelado explicó cómo el Papa habla de la sociedad globalizada como «una sociedad que nos hace más cercanos pero no más hermanos. Estamos más solos que nunca en este mundo que hace prevalecer los intereses individuales. Por eso el Papa habla tanto de derechos humanos: los derechos humanos están anunciados en muchos de Estados pero no entran dentro de la normativa jurídica y muchas leyes van en contra de ellos. Se firma un hecho con palabras pero a la práctica se proclama otra realidad. Las mujeres sufren exclusión, maltratos y violencias y no pueden ejercer sus derechos en todos los ámbitos». El obispo  criticó también que los intereses individuales, políticos, económicos o tecnológicos vayan a menudo en contra de los derechos de las personas y provoquen injusticia social. Mons. Sebastià Taltavull acabó hablando de la comunicación digital, en el sentido que el Papa habla a su última encíclica: «Las relaciones digitales tienen apariencia de sociabilidad, pero no construyen un ‘nosotros’, sino que crean individualismo. La conexión digital no basta para extender puentes, no une la humanidad. La comunicación digital por su lógica intrínseca impide la reflexión serena, impide el diálogo y es incapaz de recoger la larga experiencia de la gente y de los pobres. Es decir, más información no significa mayor sabiduría».

El obispo concluyó exponiendo la reflexión del papa Francisco sobre la política: «El amor y la caridad nos llevan a la mejor política. Tenemos que fomentar la cultura del encuentro como estilo de vida y el diálogo como base de la vida social y política. De este modo llegamos al amor político: todos ejercemos el arte de la política». Taltavull hizo un llamamiento a reconocer todos los seres humanos como hermanos: «Cualquiera en esta línea acontece un ejercicio supremo de caridad, cuando se unen personas para hacer actos de justicia para todos».

Justicia y libertad

El rector de la Universitat de les Illes Balears (UIB), Llorenç Huguet, repasó las encíclicas que a lo largo de los años los diferentes papas han publicado, que implican «el afloramiento de los problemas que vive la sociedad en cada momento de la historia». Centrándose en la última encíclica del papa Francisco, Huguet destacó que esta carta gira en torno a dos premisas para todo el mundo: justicia y libertad. Subrayó también la referencia que hace el Papa a la igualdad entre todas las personas del mundo: «En la encíclica el papa Francisco reconoce que la sociedad en general no considera los migrantes suficientemente dignos como para participar de la vida social igual como los demás. Y añade que los cristianos no pueden compartir ni sostener estos pensamientos, porque ignorar estos hechos da lugar a la violencia. Es inaceptable que alguien tenga menos posibilidades por el hecho de ser mujer, igual como tampoco el lugar de nacimiento no puede condicionar las posibilidades que tienen las personas». También habló con gratitud de las referencias que esta encíclica hace a la educación: «Me gusta el papel que otorga el Papa a la tarea educativa, de forma que gracias a la educación, sea la misma sociedad la que reaccione ante los abusos políticos, económicos o tecnológicos. La educación es fundamental por eso. Y acaba con un llamamiento: armemos nuestros hijos con las armas del diálogo».

Sabiduría evangélica

En su intervención, Teodor Suau, decano del cabildo catedral defendió el contenido de Fratelli tutti y catalogó esta encíclica como un ejemplo de «sabiduría evangélica» y el Papa Francisco como un «milagro que hay que agradecer, reconocer y hacer nuestro». En este sentido, Suau reconoció que este documento «recupera de la política su dignidad de arte donde se juega la transformación de la realidad y en ella también se hace artesanía de la paz: nunca más la guerra, nunca más la pena de muerte». El decano del cabildo calificó la encíclica como «la expresión de la mejor teología católica». Aseguró que el Papa propone un ejercicio de renovación del pensamiento cristiano. “No en vano Fratelli tutti cuenta con casi 300 notas al pie de página que no son explicativas, sino que dan fundamento a la propuesta de pensamiento que hace el Papa», explicó. También se refirió al principio de fraternidad que promueve la encíclica, y expresó: «Si Dios es amor sin límites, los demás son mis hermanos. Todos somos iguales en los derechos y en las obligaciones, en el destino y en la responsabilidad. Si Dios es amor sin límites, el mundo, la creación, es el hogar de la humanidad y no es el instrumento de mi beneficio. El Reino de Dios acontece un proyecto de sociedad que descansa sobre un principio clave de la hermandad».

Durante el acto, el organista de la catedral de Mallorca, Bartomeu Mut, interpretó diversas piezas de Johannes Brahms, Johann Sebastian Bach, y Nikolaus Bruhns. Al acto asistieron unas 150 personas, entre las cuales, la presidenta del gobierno balear, Francina Armengol.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME