Revista Ecclesia » Sudáfrica: La Iglesia condena los saqueos, que atribuye a la pobreza de la gente, agravada por la covid-19
Sudáfrica: La Iglesia condena los saqueos, que atribuye a la pobreza de la gente, agravada por la covid-19
Un policía apunta el 12 de julio con su arma a las personas que saquean una tienda en Durban / EFE.
Destacada Internacional Última hora

Sudáfrica: La Iglesia condena los saqueos, que atribuye a la pobreza de la gente, agravada por la covid-19

La Conferencia de Obispos Católicos de Sudáfrica (SACBC) ha condenado los saqueos y la violencia que desde hace una semana azotan al país, especialmente en Johannesburgo y Natal. Ya han muerto más de 70 personas y se han producido 1.200 detenciones. El gobierno ha anunciado el despliegue de 25.000 soldados para tratar de controlar la situación.

Aunque en un principio los disturbios tuvieron un origen político —el ingreso en prisión del expresidente Jacob Zuma para cumplir 15 meses por desacato—, pronto se comprobó que el estallido responde en realidad a la grave situación social por la que pasan los sectores más desfavorecidos. Las imágenes de cientos de personas arrasando supermercados y tiendas, y de la policía disparando a los saqueadores han dado la vuelta al mundo.

Los obispos condenan enérgicamente todo este vandalismo y violencia, al tiempo que advierten del peligro de «anarquía» y del incremento de contagios por covid. «A los que incitan a esta violencia y a los saqueos con fines políticos, les pedimos que se sitúen por encima de los intereses políticos, para proteger la vida y preservar el bien común. A fin de cuentas, fue el diálogo y no la violencia lo que nos llevó a la consecución de la democracia», afirman en una declaración firmada por presidente de a institución y obispo de Mthatha, Sithembele Sipuka.

Los pobres, olvidados durante décadas

No obstante, a continuación se reconoce también que «la crisis actual se debe en gran medida a las extremas desigualdades económicas» existentes, «así como a las dificultades económicas sufridas por los pobres durante la pandemia». «Se trata de cuestiones —denuncia la SACBC— que nuestro gobierno, las empresas y el sector corporativo no han abordado a lo largo de los años de manera integral. Lo que empezó como una diferencia de opinión ha desencadenado un incendio de violencia y saqueos porque se ha dejado que la “hierba seca” de la pobreza “crezca” durante décadas. Un factor que contribuye en gran medida a esta “hierba seca” de la pobreza es la falta de liderazgo eficiente en el gobierno y las prácticas poco éticas en las empresas».

La Iglesia lamenta que en la sociedad sudafricana se haya «normalizado el uso de la violencia y el vandalismo para conseguir que el gobierno escuche y se tome en serio los problemas económicos de los pobres». «Necesitamos —se afirma a este respecto— un cambio de mentalidad, una conversión colectiva del corazón y de la mente, que afirme que las protestas violentas y la destrucción de la propiedad nunca pueden ser una respuesta justa a las dificultades económicas actuales y a la injusticia económica».

Los obispos terminan su declaración recordando que «ante los problemas políticos y económicos siempre existe la posibilidad de elegir el compromiso constructivo en lugar de la violencia». Y piden, con el Papa Francisco, políticos y empresarios que se sientan verdaderamente interpelados por la gente y la vida de los pobres.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa