Internacional Última hora

Somalia: Caminos de encuentro

Los presidentes de Somalia y Somalilandia —antigua provincia de la Somalia británica que se secesionó en 1991 pero que nunca ha sido reconocida por la comunidad internacional— han iniciado «consultas» para tratar de mejorar relaciones. Yibuti acogió en junio un primer encuentro, al que deben seguir otros. Participaron en él Mohamed Farmajo, presidente de Somalia, y Muse Bihbi, presidente de Somalilandia. Tampoco faltó el primer ministro de Etiopía y premio Nobel de la Paz 2019 Abiy Ahmed, que ha trabajado para conseguir el acercamiento de ambos mandatarios. A la sesión plenaria asistieron igualmente en calidad de observadores, la organización regional IGAD (Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo), los Estados Unidos, la citada Etiopía y la Unión Europea.

Después de varios días de intercambios entre las delegaciones, se firmó un texto común de cinco puntos que comprende un código de conducta, un compromiso de construir la confianza o la promesa de aplicar los anteriores acuerdos sobre las inversiones y la ayuda humanitaria, y la creación de varios sub-comités, en particular sobre seguridad y espacio aéreo. Estos días debería celebrarse otro encuentro en forma de cumbre ministerial. El especialista Rashid Abdi ha declarado que han sido «unas negociaciones sin nuevas ideas ni tendencias significativas», y predice que «sin imaginación esta enésima tentativa fracasará».

Elecciones

Por otro lado, el 27 de junio la presidenta de la Comisión Electoral somalí (CENI) declaró que habrá un retraso en las elecciones para poder garantizar un voto «libre y creíble». Desde hace años, el país desea organizar comicios basados en el principio «una persona, un voto», para poder eliminar un sistema electoral tribal basado en el equilibrio entre los clanes, que muchos denuncian como arcaico e injusto. Las elecciones parlamentarias deberían celebrarse a finales de este año, y las presidenciales a primeros del 2021, pero la presidenta de la CENI ha dicho que es imposible. Somalia no ha ejercido el sufragio universal desde 1969.
Para la organización somalí Heritage Institute, mantener el actual régimen es un «riesgo para la democracia, debilitaría la legitimidad del poder, provocaría violencias e incluso puede llevar al país a su desintegración». Por eso, propone un compromiso entre los partidos para encontrar un modelo temporal que permita salir del callejón sin salida en que se encuentra el país.

Somalia, un poco más grande que España y con 15 millones y medio de habitantes, obtuvo su independencia de Inglaterra e Italia en 1960 y surgió de la unión de una colonia italiana y un protectorado inglés (la actual Somalilandia). La casi totalidad de los somalíes son musulmanes; apenas hay un centenar de católicos. En 1969 el Vaticano erigió la Delegación Apostólica de Somalia, al frente de la cual está actualmente el arzobispo Antoine Camilleri, que reside en Addis Abeba (Etiopía), ya que es también nuncio en Etiopía y Yibuti y representante especial ante la Unión Africana.

Print Friendly, PDF & Email