Especiales Ecclesia Navidad 2018

Solemnidad de la Madre de Dios, año nuevo, 2019

Solemnidad de la Madre de Dios, año nuevo, 2019

Bendición

El Señor te bendiga y te proteja, ilumine su rostro sobre ti y te conceda su favor. El Señor te muestre su rostro y te conceda la paz” (Núm 6, 24-26).

El Señor te bendiga y te proteja

Como saludo, en el año nuevo, te envío mis mejores deseos. Para los que creen, la bendición y el cobijo entrañable de Dios se fundan en su Providencia divina, en su opción de venir a nuestro lado, y en la certeza de contar con su auxilio, que se expresa en las palabras del patriarca Isaac: “Que Dios te conceda el rocío del cielo, la fertilidad de la tierra, abundancia de trigo y de vino” (Gn 27, 28). Al comenzar el año y reiniciar cada uno su camino, te deseo lo que el anciano Tobías pidió para su hijo: “Que el Dios del cielo os proteja y devuelva sanos. Que su ángel os acompañe y proteja” (Tb 5, 17). María es la Bendita de Dios.

El Señor ilumine su rostro sobre ti y te conceda su favor

Somos reflejo del rostro de Dios. Él nos ha creado a su imagen. Si el ser humano toma conciencia de hermandad cuando mira a otra persona, al mirar a Jesús, el Hijo de Dios, nos sorprendemos de la semejanza que tenemos con Él;Si os volvéis a él de todo corazón y con toda el alma, siendo sinceros con él, él volverá a vosotros y no os ocultará su rostro” (Tb 13, 6). En Jesús, el Hijo de María, los santos han encontrado el espejo donde mirarse. Ella se extasió ante lo que le decían los pastores, y se admira al ver sus mismos rasgos en Jesús.

Este día nos decimos: “Feliz año”, y sin duda que la mayor felicidad posible va de la mano del favor divino. “El Dios de nuestros padres te conceda su favor y haga realidad tus planes para gloria” de su nombre (Jd 10, 8). Isabel saludó a María: ¿Feliz tú, porque has creído”.

El Señor te muestre su rostro y te conceda la paz

Ver el rostro del Señor y reconocerlo es creer en Él, sentir su presencia inapresable, pero cierta, vivir bajo la entrañable mirada divina. Quienes se sienten mirados por el Señor alcanzan el mayor gozo y serenidad de ánimo. El salmista implora: “Escúchame, Señor, que te llamo; ten piedad, respóndeme. Oigo en mi corazón: «Buscad mi rostro». Tu rostro buscaré, Señor. No me escondas tu rostro” (Sal 26, 7-9). La prueba de que estamos bajo la mirada del Señor es la experiencia íntima de la paz. La paz es el mayor don que puede sentir el alma, y proviene de Dios, cuando uno camina en su voluntad. Para saber si caminas según el querer divino, observa si sientes o no la paz en el corazón. Es aforismo para el discernimiento: “Tanto en paz, tanto en Dios”.

Los ángeles nos desearon la paz en el momento del nacimiento de Jesús. El mismo Jesús resucitado saludó a los suyos con la paz, y el Maestro enseñó a sus discípulos a desear la paz a quienes los recibieran.La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy yo como la da el mundo. Que no se turbe vuestro corazón ni se acobarde” (Jn 14, 21). María es la Reina de la Paz.

¡Feliz año 2019!

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email

Ángel Moreno Sancho

Angel Moreno Sancho es Sacerdote de la Diócesis de Sigüenza-Guadalajara, donde desarrolla su ministerio pastoral como capellán del monasterio cisterciense de Buenafuente del Sistal, y párroco de diversos pueblos de su entorno. Es también Vicario Episcopal para los Institutos de Vida Consagrada de su Diócesis y Delegado episcopal para el Año Santo Compostelano.

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.