Cultura

Sobre la Adoración Eucarística Perpetua (AEP)

¿Qué es la AEP?  Es adorar al Señor presente en la Eucaristía, día y noche, y todos los días del año. ¿Adorar? ¿Y las 24 horas del día? ¿Y todos los días? Estas son algunas preguntas que seguramente se harán quienes no han oído hablar nunca de la AEP. Otros simplemente pensarán que se trata de una devoción más o de una devoción antigua. Pues, nada de eso. Más bien todo lo contrario. La AEP, es en todo caso una magnífica manifestación de la Nueva Evangelización (NE).

Pero, vamos por partes. ¿A qué se llama Eucaristía? La Eucaristía es la acción de gracias por el don que Jesucristo hizo y hace de sí mismo en la permanente y reactualizada presencia de su sacrificio, en cada Misa. Eucaristía es, en tanto celebrada, presencia del sacrificio redentor; pero también presencia viva, real de Jesucristo entre nosotros. De la presencia de su Persona divina. Por tanto, siendo Dios exige el culto de adoración, culto exclusivo de Dios. “Sólo a Dios adorarás y a Él rendirás culto”.

Él permanece con nosotros. Lo prometió: “Estaré con vosotros todos los días hasta el fin del mundo”. Ese estar es fundamentalmente el permanecer presente en el pan consagrado. Pues, si Él permanece con nosotros, nuestra respuesta de fe y también de amor y de reconocimiento es estar con Él todos los días, siempre. Esto es la AEP. Una respuesta a Dios hecho hombre y presente en el Santísimo Sacramento que damos comunitariamente.

¿Por qué NE? NE no es nueva por el contenido, ya que ése no puede cambiar. La novedad está en el método de evangelizar como en el tipo de expresión y el ardor. Todo eso es la AEP. La principal novedad reside en que es llevada adelante por seglares. Son los laicos quienes principalmente cubren todas las horas y quienes forman la estructura portante de la coordinación, con el objetivo primero que las horas estén siempre cubiertas, o sea que el Santísimo no quede nunca solo.

Claro, dirán todavía algunos, ahora se entiende más pero evidentemente esto es para personas quizás mayores y de todos modos con un camino de fe, con un grado de compromiso en la Iglesia. Pues, mire Usted, no. No es así. No que no haya personas mayores y de años de práctica religiosa y muy devotas. Claro que las hay. Pero también hay personas jóvenes y hasta niños y de edad media, y de toda extracción social. Y no sólo eso. Lo más maravilloso es que participan otras personas que no habían puesto un pie en la iglesia, que no van nunca a Misa, que están o estaban muy alejadas. La gran pregunta es ¿Y por qué? ¿Cómo puede ser eso? Y ahora entramos en el meollo de la AEP. La respuesta es porque estamos ante el misterio de la presencia del Señor, que no deja de atraer y llamar a todos. Delante del Santísimo expuesto en el altar, aquellas palabras “Venid a mí, vosotros que estáis cansados y agobiados. Yo os aliviaré”, cobran toda su fuerza y reciben plena confirmación. Jesucristo dijo: “Cuando sea alzado de la tierra atraeré todos hacia mí”. Dice la Escritura que se refería a su elevación en la cruz. Pero, también es cierto que, cuando nosotros lo alzamos y entronizamos en AEP, Él los atrae a todos, especialmente a los más alejados.

La AEP es culto, el mayor culto luego de la Misa, a Dios y al mismo tiempo servicio en beneficio del hombre. Porque por medio de la AEP a Dios se lo adora “en la tierra como en el Cielo”, es decir sin interrupción alguna, y porque la capilla permanece siempre abierta para que todo el que quiera pueda acercarse y encontrarse con el Señor. A cualquier hora, en cualquier día. La capilla de AEP es signo de los brazos de Cristo siempre abiertos que esperan abrazar en su misericordia a todos los que ahí llegan, especialmente a los que se alejaron, a los que están heridos por culpa propia o por la vida.

La AEP se desarrolla en silencio, pero un silencio pleno de la Presencia. Una Presencia que le habla a nuestro silencio. Un silencio que se vuelve escucha de Aquél que es la Palabra. Un silencio que nos rescata de tanto ruido que aturde. La capilla se vuelve así un oasis de paz que permite detenerse en el ajetreo de la vida para pasar un tiempo con el Señor y recibir su paz y sus gracias. Es una puerta abierta al Cielo que permanece abierta. Es un espacio de reencuentro con Dios. Es una escuela de crecimiento espiritual porque Jesucristo, aún en nuestro silencio, tiene el poder de transformarnos en cada hora de adoración, tiene el poder de hacer nuevas todas las cosas.

Evidentemente estamos hechos de materia y de un alma espiritual. Sin embargo, el mundo material nos ha absorbido de tal manera que hemos ahogado el espíritu. Por eso, vemos que aún muchos de los que dicen tener fe, su fe es cansada. Vemos tanta tristeza y hasta desesperación porque el mundo de las cosas, del dinero, del tener, se está derrumbando. Porque falta el trabajo y como también suele faltar la fe, ya que no se la alimentado con la oración, entra la depresión y la desesperación que puede desembocar en tragedias.

En prueba que estamos sumidos en lo material y se ha dejado de lado la vida espiritual baste pensar que nadie se pregunta ni se asombra porque haya negocios que estén abiertos las 24 horas del día, pero sí que haya un lugar donde se le rinda culto a Dios día y noche.

La Beata Madre Teresa de Calcuta decía que la AEP salvará al mundo. Y sabía muy bien lo que decía. Toda la actividad misionera suya y de sus Misioneras de la Caridad parte de la contemplación, de la adoración de la Eucaristía. Decía la santa: “Primero vamos a Cristo en el Santísimo Sacramento, para luego ir a Cristo en el pobre”. Esto demuestra que no sólo la contemplación no está disociada de la acción caritativa, o como se dice hoy, del compromiso social, sino que para que sea verdadero y duradero ese compromiso, esa acción debe ir precedida de la adoración. Porque en la adoración la persona recibe todo lo que después debe llevar al mundo. Recibe la paz, las fuerzas, el amor para ir a los demás.

Si pensamos que la AEP significa poner a Dios en el centro de nuestras vidas entenderemos por qué son tantos los frutos y beneficios. Frutos y beneficios de los que testimonian las casi 30 capillas de AEP de España.

En el mundo son alrededor de 3000, de las cuales casi la mitad están en los EEUU. Pero también hay en países que no son cristianos como Irak, Siria, Nepal, India, Corea. En Corea son diez veces más las capillas de AEP que en España. En una sola diócesis de los Estados Unidos y prácticamente en la ciudad, Houston, Texas, hay unas cincuenta capillas de AEP.

Entonces, como se ve, sí es posible tener la AEP. Es el Señor quien lo hace posible porque es Él quien llama. Al adorador inscrito se le pide al menos una hora de adoración semanal.

 

P. Justo Antonio Lofeudo MSE

Misionero de la Santísima Eucaristía

justolofeudo@yahoo.es

 

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Sobre la Adoración Eucarística Perpetua (AEP), 10.0 out of 10 based on 2 ratings
Print Friendly, PDF & Email

Redactora

1 comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • EXCELENTE COMENTARIO DEL PADRE LAFEUDO. PERO NECESITAMOS MAS INFORMACION PERSISTENTE SOBRE LA AEP SOBRE TODO COMUNICACIÓN QUE NOS PERMITA CONOCER MAS SOBRE LAS CAPILLAS DE ADORACION EUCARISTICA PERPETUA EN LATINOAMERICA. CADA TESTIMONIO DE FORMACION DE UNA NUEVA CAPILLA DE SEGURO NOS LLENA DE FUERZA, FE Y ALEGRIA QUE NOS AYUDA A PROSEGUIR AL LADO DE JESUS NUESTRO CAMINO EN ESTA NUEVA EVANGELIZACION DE AMOR Y ADORACION.

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...