Internacional

Sobre el secuetro de la religiosa colombiana Gloria Cecilia Narváez Argoti

Secuestrada en Mali, la misionera colombiana Gloria Cecilia Narváez

El misionero navarro Fernando Javier Sanzberro, que lleva en Mali 40 años, cuenta a la delegación de Misiones de Pamplona, las circunstancias del secuestro de la religiosa colombiana Gloria Cecilia Narváez Argoti: “El martes pasado, 7 de febrero, a las 21 horas, se presentaron 5 hombres armados en la residencia de las franciscanas de María Inmaculada de Karangasso, en Mali.

Uno llevaba un hacha y los otros fusiles; decían ser yihadistas. Cogieron la ambulancia del dispensario y los ordenadores y de las cuatro religiosas se llevaron a la responsable, la Hermana Gloria Cecilia Narváez, que llevaba seis años en la parroquia, trabajando en la formación y promoción de la mujer. Al cabo de unos cinco kilómetros abandonaron la ambulancia y el material para seguir en motos por los abundantes senderos, pensamos, hacia la frontera de Burkina Faso, que se encuentra a pocos kilómetros. Poco tiempo antes, el 15 de diciembre, habían atacado Boura (115 Km. de Karangasso), matando tres gendarmes pero sin atacar a la parroquia. Las autoridades competentes están haciendo pesquisas, dicen haber arrestado dos sospechosos. Esperamos que todo termine bien pero a nosotros no nos queda más que el rezar en comunión con todos los que sufren de esta situación”.
Según las Hermanas Franciscanas de María Inmaculada en Mali, Gloria Cecilia Narváez Argoti es una mujer sumamente entregada y trabajadora. La religiosa secuestrada tiene 56 años de edad y es la superiora de un grupo de tres monjas colombianas y una de Burkina Faso que están en una misión apostada en la región de Sikasso, unas seis horas al norte de Bamako, la capital del país. La hermana Narváez lleva 12 años en el continente africano, seis de los cuales los pasó en Benín y los seis siguientes, en Malí.
En Mali, las religiosas franciscanas trabajan en un hogar de niños huérfanos con edades entre los cero y los dos años, y llevan a cabo procesos de alfabetización en la comunidad, sobre todo entre las mujeres. Además, en el lugar cuentan con un centro de salud. Al parecer fue precisamente ahí donde los captores robaron la ambulancia en la que se llevaron a la hermana Narváez con rumbo desconocido.
El misionero navarro Fernando Javier Sanzberro, que trabaja actualmente en diócesis de Sikasso, en Mali, explica también que la tónica general de esta zona es de la máxima tranquilidad, salvo los últimos años a causa de la guerra en Costa de Marfil; entonces se nos impedía viajar de noche o teníamos que hacerlo con escolta militar.
A partir de enero del 2013, la intervención militar internacional liderada por Francia, que todavía sigue, expulsó a gran parte de los yihadistas, pero todavía hay muchas zonas bajo su control.

OMPRESS-MALI (13-02-17)

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email