Especiales Ecclesia

Sínodo de los Obispos: la reforma de la Iglesia en clave sinodal: camino de la Iglesia en el tercer milenio

 La reforma de la Iglesia en clave sinodal: camino de la Iglesia en el tercer milenio

2015-10-23 Radio Vaticana

 (RV).- En vísperas de la conclusión de la XIV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos y de la aprobación de la Relatio Finalis (documento conclusivo) sobre “La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo”. El Papa Francisco delineó en su discurso con ocasión de la celebración del quincuagésimo aniversario de la institución de esta Asamblea sinodal, el camino de reforma para la Iglesia Universal en el tercer milenio, una reforma en clave sinodal.

En su discurso, el Santo Padre expresó su aprecio y valoración por la figura eclesial del Sínodo de los Obispos. “Desde el inicio de mi ministerio como Obispo de Roma he intentado valorizar el Sínodo, que constituye una de las herencias más preciosas de la última reunión conciliar”.

Citando a sus predecesores, el Beato Pablo VI, San Juan Pablo II y Benedicto XVI, el Papa señaló la importancia de la potenciación y mejora de la Asamblea sinodal. “Para el Beato Pablo VI, el Sínodo de los Obispos debía volver a proponer la imagen del Concilio ecuménico y reflexionar sobre su espíritu y el método. El mismo Pontífice anunciaba que el organismo sinodal con el pasar del tiempo podrá ser mayormente perfeccionado”. Asimismo, el Sucesor de Pedro recordó que veinte años más tarde, San Juan Pablo II hacía eco de las palabras del Cardenal Giovanni Battista Montini, cuando afirmaba que «tal vez este instrumento podrá aun ser mejorado. Quizás la colegial responsabilidad pastoral puede expresarse en el Sínodo aún más plenamente». Del mismo modo, el Papa Francisco, evidenció algunas variaciones que habían sido realizados por Benedicto XVI al Ordo Synodi Episcoporum, a la luz de las disposiciones del Código de Derecho Canónico y del Código de los Cánones de las Iglesias orientales.

 La reforma propuesta por Francisco, que interpretando los signos de los tiempos señala que el camino de la Iglesia en el tercer milenio, es el camino de la sinodalidad. Este tema, encuentra con el actual Pontífice argumentos y perspectivas que, desde la teología y misión pastoral del Sínodo de los Obispos y desde la misma naturaleza y quehacer de la Iglesia, han de implementarse de manera concreta, progresiva y eficaz. “Debemos proseguir por este camino. El mundo en el que vivimos, y que estamos llamados a amar y servir también en sus contradicciones, exige de la Iglesia el potenciamiento de las sinergias en todos los ámbitos de su misión. Precisamente el camino de la sinodalidad es el camino que Dios espera de la Iglesia del tercer milenio”.

 Iglesia y Sínodo son sinónimos

En un segundo momento de su discurso, el Vicario de Cristo trazó de modo nítido, el camino por dónde debería de ir esta reforma. Sin entrar en cuestiones puramente metodológicas y formales, el Papa invitó a la Iglesia a una reforma en clave sinodal. “Lo que el Señor nos pide, en cierto sentido, ya está todo contenido en la palabra ‘Sínodo’. Caminar juntos – Laicos, Pastores, Obispo de Roma – es un concepto fácil de expresar con palabras, pero no es tan fácil ponerlo en práctica”.

En este sentido, el Obispo de Roma, reafirmó que el Pueblo de Dios está constituido por todos los Bautizados llamados a formar una casa espiritual y un sacerdocio santo. “El Concilio Vaticano II proclama que “la totalidad de los Fieles, teniendo la unción que viene del Santo (Cfr. 1 Jn 2,20 y 27), no puede equivocarse en creer, y manifiesta esta propiedad mediante el sentido sobrenatural de la fe de todo el Pueblo, cuando desde los Obispos hasta el último de los Fieles laicos muestra su consenso universal en cosas de fe y moral”.

De este modo, el Pontífice subrayó que “el Pueblo de Dios es santo en razón de esta unción que lo hace infalible in credendo”, agregando que todo Bautizado, cualquiera que sea su función en la Iglesia y el grado de instrucción de su fe, es un sujeto activo de evangelización y sería inadecuado pensar a un esquema de evangelización llevado adelante por actores calificados en el cual el resto del Pueblo fiel sería solamente receptivo de sus acciones. “El sensus fidei impide separar rígidamente entre Ecclesia docens ed Ecclesia dicens, ya que también la Grey posee un instinto propio para discernir los nuevos caminos que el Señor abre a la Iglesia”.

Ha sido esta convicción, dijo el Papa, a guiarme cuando he deseado que el Pueblo de Dios viniera consultado en la preparación de la doble cita sinodal sobre la familia. Una consultación de este tipo en ningún modo podría bastar para escuchar el sensus fidei. Pero, nos ha permitido por medio de las respuestas de los dos cuestionarios enviados a las Iglesia particulares, la posibilidad de escuchar sus alegrías y esperanzas.

(Renato Martinez – Radio Vaticano)

(from Vatican Radio)

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.