Revista Ecclesia » Sin la conversión del corazón, no habrá reforma de la Iglesia – editorial Ecclesia
Editorial Revista Ecclesia
Editorial Revista Ecclesia
Opinión

Sin la conversión del corazón, no habrá reforma de la Iglesia – editorial Ecclesia

Sin la conversión del corazón,  no habrá reforma de la Iglesia

Ya en la página 37 de Ecclesia de la pasada semana, ofrecimos la información esencial y de urgencia de la detención e investigación que en el Vaticano se estaba llevando a cabo por un nuevo episodio de fuga de documentos pontificios.  Los presuntos autores de la misma son un sacerdote español y una laica italiana. El caso ya empieza a ser conocido como “Vatileaks 2”, por sus similitudes con el escándalo de las filtraciones hechas públicas en 2012 y que supusieron la condena y posterior indulto al mayordomo de Benedicto XVI. Y tanto en un caso como otro, las filtraciones se han traducido en la publicación de libros, uno de los dos editados ahora precisamente del mismo autor que hizo lo propio en 2012.

¿Ante qué situación nos hallamos, cuál es su alcance y significado y cuáles son, incluso, las conclusiones y lecciones que todos deberíamos extraer y aprender de todo ello? El miércoles 4 de noviembre el portavoz vaticano, Federico Lombardi, ofreció ya unas certeras y luminosas reflexiones; y el domingo 8 de noviembre, sin pelos en la lengua, fiel, pues, a su estilo, el Papa Francisco se refirió al tema en sus palabras tras el ángelus (ver página 34 y siguientes).

Desde ambos autorizados pronunciamientos,  discerniendo, en medio de tanta maraña y manipulación, la información verdadera y objetiva y salvando, respetando e invocando la presunción de inocencia, es claro que nos encontramos ante una acción ilegal, perseguible penalmente y  reprobable, y, por todo ello, dañina, perversa, irresponsable e inmoral. Estamos –y permítasenos llamar a las cosas por su nombre- ante un robo y una basura indigna e impropia de cualquier persona y más aún de  ministros de la Iglesia. Y todo ello en cualquiera de los supuestos e intencionalidades por las que se hubieran podido producir las filtraciones. Y es que, además, hay que decirlo, recordarlo y vivirlo alto y claro: el fin no justifica nunca los medios y la Iglesia, y con ella sus hombres y mujeres, cuando se desliza por derroteros de esta naturaleza, asume actitudes y modos mundanos y paganos que se hallan en los antípodas del Evangelio y de la auténtica y necesaria reforma a la que siempre está llamada y urgida la Iglesia.

La reforma de la Iglesia solo ha sido y será posible desde la conversión de los corazones, una conversión que, además, para ser comunitaria, duradera y fecunda, ha de producirse, en primer lugar, en las personas, en cada una de las personas. Y es evidente que un corazón convertido no es jamás aquel que conspira, utiliza medios ilícitos e inmorales,  se aprovecha de su posición o busca irrefrenablemente y a cualquier precio el ascenso, el medro, el poder, el dinero y la influencia.

La reforma de la Iglesia no consiste en decir y en repetir palabras bonitas, sino en vivirlas y en vivirlas en primera persona, mediante acciones y actitudes de auténtico servicio, honestidad, desprendimiento, fidelidad, discreción, austeridad, generosidad y humildad. La Iglesia, la entera Iglesia, pastores y fieles, en primera persona del singular y del plural, “se renueva –señaló el Papa Francisco en sus citadas palabras tras el ángelus- con la oración y con la santidad cotidiana de todo bautizado”. Y ello ha de interpelar más aún a quienes en razón del orden sacramental y de los cargos y oficios encomendados se halla en una posición más encumbrada, posición y sacramento que se adulteran si no se viven y se ejercitan desde las aludidas claves de servicio, fidelidad y humildad.

Las filtraciones ahora conocidas y publicadas en los dos libros-basura referidos no revelan en sustancia nada nuevo o desconocido, y los supuestos o reales escándalos publicitados se presentan de un modo descontextualizado, fragmentario y parcial y sin reparar que precisamente para combatirlos, erradicarlos y prevenirlos el Papa puso en marcha organismos y medidas, que ya han empezado a dar frutos evidentes.

“Por todo esto, quiero asegurarles –subrayó Francisco el 8 de noviembre- que este triste hecho ciertamente no me desvía del trabajo de reforma que estamos llevando adelante, con mis colaboradores y con el apoyo de todos ustedes”. “El camino de la buena administración, de la corrección y la transparencia continúa y progresa sin incertidumbre”, señaló Lombardi.

Y esto, y todo lo anterior, es lo que hay.  Ya vale, pues, de filtraciones, intoxicaciones, fabulaciones, conspiraciones, presiones, comportamientos indignos y basuras varias.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa