Revista Ecclesia » Sexo, enamoramiento y amor
flor-2
Opinión

Sexo, enamoramiento y amor

Sexo, enamoramiento y amor

Hay personas que confunden o manipulan los términos sexo, enamoramiento  y amor siendo conceptos y realidades distintas. El sexo es un instinto de reproducción que existe en el hombre y en la mujer para compartir y generar la vida humana, basado en sus diferencias orgánicas y sicológicas. Las religiones primitivas lo consideraban  como el misterio supremo cósmico y fuente de vida y riqueza. El cristianismo lo dignificó y lo sacralizó por medio del matrimonio monogámico y el romanticismo lo exaltó como algo sagrado y religioso.

El enamoramiento es el encanto que una mujer produce en el hombre y él del hombre que causa a una mujer ocupando casi todo el campo de sus conciencias, de tal modo, que impide ver la realidad de las personas y de las cosas y se convierte, en ciertos casos, en una obsesión o en una manía personal.

El amor es la donación y entrega personal del hombre a la mujer y de la mujer al hombre procurándole el bien y evitándole el mal. El amor no tiene celos, porque confía, respeta, comprende y produce gozo, alegría, paz y comunicación de bienes espirituales y materiales entre las personas. Su ausencia genera envidia, discordia, contienda, riña y celos y ruptura de la convivencia matrimonial.

El hombre y la mujer son iguales como especie, pero diferentes, como género o sexo. El ser del hombre es saber y  hacer, mientras que el ser de la mujer es estar y sentir. Para el hombre, el mundo es trabajo y transformación, para la  mujer es cuidado y servicio. Mientras el hombre es cabeza que quiere comprender y explicar la vida, la mujer es corazón que vive la vida. Todo cuanto la mujer conoce lo trasforma en sentimientos y emociones y reduce lo abstracto a concreto. Lo que le interesa al hombre es algo, mientras que lo que le interesa a la mujer es alguien.

Generalmente los hombres y las mujeres se unen en matrimonio o en pareja por estar enamorados, pero el enamoramiento no garantiza la convivencia matrimonial de los cónyuges, por lo que están expuestos a fracasos conyugales, separaciones, divorcios y nulidades por razones de infidelidad, egoísmo e intereses familiares, económicos y culturales.  El estado de enamorados puede ser el paso para encontrar el amor, pero solo el amor conyugal y familiar garantiza el éxito matrimonial y la felicidad de los padres e hijos.

José Barros Guede.

A Coruña, 24 septiembre del 2014

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa